search

Segundo día: Dinkelsbühl y Rothenburg ob der Tauber

Me levanto temprano para poder aprovechar el día a tope. Me espera un camino largo y un día super intenso.

El día está lluvioso y muy frío pero es lo que tiene viajar a Alemania en pleno mes de noviembre. Como es temprano no tengo problemas para salir de Munich. En el GPS ya tengo metido mi primer destino del día, que no es otro que Dinkelsbühl. Me esperan casi 175 kilómetros, así que me lo tomo con calma, aunque repito que las carreteras en Alemania son muy buenas y seguras.

Al llegar a Dinkelsbühl me dirijo a un gran parking que hay pegado al río Wörnitz y a la muralla que rodea la ciudad, de aquí a los puntos de interés hay muy poco andando.

 Dinkel2 Dinkel1 

La ciudad bávara de Dinkelsbühl ha podido conservar su encanto, y está dentro de la famosa Ruta Romántica, la ruta turística más famosa de Alemania. En varios documentos de 1188 se menciona por primera vez la localidad, y en el siglo XIV se desarrolló en una ciudad imperial libre, derecho que pudo conservar hasta el siglo XIX. Así mismo se salvó de destrozos durante la guerra de los Treinta Años (1618-1648) ya que las tropas suecas la liberaron del saqueo de la guerra.La historia cuenta de la valiente hija del centinela, llamada también Kinderlore, quien junto con un grupo de niños suplicó en coro al comandante de las tropas suecas, que perdonase a la ciudad. En conmemoración a este acontecimiento se organiza todos los años a mediados de Julio una representación histórica llamada el Kinderzeche Festwoche.

Dinkelsbühl cuenta con uno de los cascos históricos más bonitos de Alemania. Como curiosidad, desde abril hasta octubre todavía un vigilante nocturno ronda por la zona de la plaza del Mercado (Marktplatz).

 Dinkel3

De Dinkelsbühl no te puedes perder la Deutsches Haus (Casa alemana) en el Weinmarkt con una rica fachada de estilo renacentista, y otras casas del siglo XVI.

 Dinkel4 Dinkel5 

Justo enfrente está la iglesia parroquial de San Jorge (1448-1499), espectacular por fuera y por dentro, donde alberga un gran tabernáculo.

 Dinkel7 Dinkel6 

Como comentaba antes Dinkelsbühl esta rodeado por una muralla medieval. La fortificación cuenta con cuatro puertas. La más antigua es la de Wörnitz (Wörnitztor). Otras de estas puertas son la de Segringer (Segringertor) y la de Rothenburger (Rothenburgertor).

 Dinkel8  Dinkel9
Dinkel10   Dinkel11

Muy cerca de la Puerta de Rothenburger se encuentra el complejo del Spital, donado en 1280, su estado actual se le dotó en los siglos XV y XVI.

 Dinkel12

Como siempre recomiendo, lo mejor para conocer esta preciosa ciudad es callejear. En mi visita estuvo lloviendo todo el rato, pero esto no fue impedimento para recorrer la ciudad y descubrir rincones preciosos. 

Dinkel13  Dinkel14 
 Dinkel15 Dinkel16 

Finalizo mi visita a Dinkelsbühl a media mañana y pongo rumbo al plato fuerte del día, el considerado pueblo más bonito de Alemania, Rothenburg ob der Tauber. Me separan apenas 50 kilómetros, ya no llueve y la carretera es perfecta, así que en poco mas de 30 minutos estoy aparcando en Rothenburg.

Rothenburg ob der Tauber está considerado el pueblo medieval mejor conservado de Europa y puedo dar fe de ello. La verdad es que tenía muchas ganas de conocer este pueblo, había leído infinidad de blogs y foros hablando sobre el, por lo que mi viaje a Munich fue la ocasión perfecta para conocerlo. De Munich queda un poco alejado, unos 240 kilómetros, pero si tienes días libres y quieres pegarte una excursión, este pueblo merece mucho la pena.

Como pueblo medieval que es, Rothenburg está rodeado por una muralla muy bien conservada y conserva una pasarela que hoy en día se puede recorrer. Al centro histórico se accede por alguna de la torres (tor) que existen en la muralla.

Yo accedí por la torre Galgen (Galgentor), ya que a escasos metros hay un gran parking y fue donde dejé el coche. Dejar el coche todo el día me costó 5 euros.

Desde Galgentor se llega a una de las torres más antiguas de la ciudad, la Weisserturm.

 Rothen1 Rothen2 

Los comienzos de Rothenburg datan del año 960, cuando se inicia la construcción de una fortificación en la cima del monte y muy cerca del río Tauber. Poco después se construyó el castillo de Grafenburg Oberhalb der Tauber, que da origen a la designación de Rothenburg ob der Tauber (Rothenburg sobre el río Tauber). En 1274 fue declara a como ciudad libre del Imperio.

En 1631, durante la guerra de los Treinta Años la ciudad fue sitiada y posteriormente tomada por el General Tilly. El General hizo prisioneros a los concejales del ayuntamiento, los condenó a muerte y ordenó que la ciudad fuese quemada. El alcalde de Rothenburg le dio como ofrenda de bienvenida vino servido en un magnífico y colorido vaso de vidrio de 3¼ litros. Tilly, impresionado por el gesto, ofreció respetar la integridad de la ciudad si alguien era capaz de beberse el vino de la jarra en un solo trago. El alcalde, Georg Nusch, se ofreció voluntariamente para el intento, y para el asombro de todos y en particular del General, procedió a bebérselo de un solo trago, con lo que la ciudad fue salvada de la destrucción.

Después de que las últimas tropas abandonaran la ciudad en 1650, el desarrollo de la ciudad quedó paralizado y Rothenburg perdió significancia. Esta puede ser la razón por la cual los edificios de esta época, en su mayor parte, se han conservado hasta el día de hoy.

El mejor lugar para comenzar la visita es la plaza del Mercado (Marktplatz). Esta plaza es de las partes más antiguas de Rothenburg.

 Rothen3 Rothen4 

En Marktplatz destaca un edificio sobre los demás y es el Ayuntamiento (Rathaus). De finales del S. XVI impresiona su fachada renacentista y su torre de más de 60 metros de altura y que es posible visitar.

 Rothen5 Rothen6 

Destaca también otro edificio, el Ratsherrentrinkstube, la antigua taberna de los concejales y hoy en día alberga la oficina de turismo. En su fachada luce un reloj que pone en movimiento unas figurillas, quienes representan al comandante Tilly y al antiguo burgomaestre Nusch y reconstruyen la historia del célebre trago magistral.

 Rothen7 Rothen8 

Pegada practicamente a Marktplatz se encuentra la iglesia St. Jakob (St. JakobsKirche), edificio gótico construido entre 1373 y 1464. En su interior se puede apreciar el hermosísimo Altar de la Sagrada Sangre. Paseando por Herrngasse y dejando atrás la Franziskanerkirche, se llega a una de las torres de la muralla, Burgtorturm, que da paso a los jardines del castillo (Burggarten).

 Rothen9 Rothen10 
 Rothen11 Rothen12 

Como es la hora de comer me dirijo al hotel/restaurante Reichsküchenmeister, al que le dan muy buena valoración en Tripadvisor. El restaurante es muy bonito, tanto por fuera como en el interior y tengo que decir que se come de lujo.

 Rothen13

Con las energias renovadas continuo con mi paseo por Rothenburg. Es hora de ir hacia uno de los lugares mas fotografiados de la ciudad, Plönlein. Pero antes me paro a contemplar la Sankt Johannis Kirche. 

El Plönlein es una intersección de las calles Plönlein y Kobolzellersteig. En ambas calles hay dos torres, Siebertor y Kobolzellertor, lo que hace que la vista sea espectacular y seguramente cuando veamos una foto representativa de Alemania sea de esta intersección. La mala suerte se cebó conmigo y justo el día de mi visita había una parte en obras, pero aún así te quedas alucinado de lo bonito que es.

 Rothen14 Rothen15 

Prácticamente al lado de Plönlein y bajando por un pequeño callejón llamado An der Eich, se llega a un mirador que nos ofrece unas buenas vistas.

 Rothen16 Rothen17 

Por la parte baja de Marktplatz parte una pequeña calle, Hafengasse, que te va a llevar directamente a uno de los puntos más bonitos de Rothenburg, que no es otro que la torre Markus (Markusturm), que junto con la torre Weisser (Weisserturm) son las torres más antiguas de la ciudad. 

Rothen18  Rothen19 

De aquí y continuando por Rödergasse se llega a otra de las torres de Rothenburg, la torre Röder (Röderturm).

 Rothen20 Rothen21 

De aquí se accede a la puerta Röder (Rödertor), lugar donde pongo punto y final a mi visita a esta espectacular ciudad. 

Rothen22 Rothen23

No quiero olvidarme y recomendarte que no puedes irte de Rothenburg sin probar su dulce más famoso, el Schneeballen (bola de nieve). Es una especie de masa quebrada, con un sabor muy parecido a nuestras palmeras. Lo preparan de diferentes tamaños y sabores, chocolate, caramelo, fresa, etc. Para hacerlo tienen un artilugio llamado schneeballeneisen. Yo los probé en la pastelería típica de Rothenburg.

 

Rothen24 Rothen25

 

Primer día: Castillo del Rey Loco, Oberammergau, Garmish-Partenkirchen y Mittenwald.

REDES SOCIALES 

 twitter social logotype copia    instagram social network logo of photo camera 2 copia    facebook logo copia