¿Te imaginas visitar el lugar donde vivieron y gobernaron los emperadores de China durante más de quinientos años? ¿Te gustaría recorrer sus majestuosos palacios, sus elegantes jardines y sus imponentes murallas? Si la respuesta es sí, entonces no puedes perderte la Ciudad Prohibida, el complejo palaciego más grande y mejor conservado del planeta.

En este artículo, te vamos a contar qué es la Ciudad Prohibida, lo que no te debes perder durante su visita, consejos, recomendaciones y muchas curiosidades ¡Sigue leyendo que lo interesante comienza ahora!

La Ciudad Prohibida se ubica en el corazón de Beijing, frente a la emblemática Plaza de Tiananmen. Fue construida entre 1406 y 1420 por orden del emperador Yongle, de la dinastía Ming, y fue la residencia oficial de los emperadores de las dinastías Ming y Qing hasta 1911. Aquí gobernaron los veinticuatro emperadores que se sucedieron durante estos más de quinientos años.

La Ciudad Prohibida, China
Nosotros delante de la entrada a la Ciudad Prohibida desde la Plaza de Tiananmen
Curiosidad:

Su nombre se debe a que estaba prohibido entrar o salir del palacio sin el permiso del emperador, y solo podían acceder a él los miembros de la familia imperial, los eunucos y los altos funcionarios.

La Ciudad Prohibida es un impresionante ejemplo de la arquitectura tradicional china, con más de novecientos ochenta edificios y ocho mil setecientas habitaciones, que ocupan una superficie de setenta y dos hectáreas. Su diseño simboliza el orden cósmico y el poder del emperador, considerado el hijo del cielo.

La Ciudad Prohibida está rodeada por una muralla de diez metros de altura y un foso de cincuenta y dos metros de ancho. En las cuatro esquinas de la muralla se levanta una elegante torre de esquina.

La Ciudad Prohibida, China

Se accede a ella por cuatro puertas: la Puerta Wumen (de la paz celestial) al sur, la Puerta Shenwu (de la divina armonía) al norte, la Puerta Donghua (gloriosa del este) al este y la Puerta Xihua (gloriosa del oeste) al oeste, siendo la más famosa y principal, la Puerta Wumen, a la que se accede desde la plaza de Tiananmen.

En el interior de la Ciudad Prohibida se pueden distinguir dos áreas principales: la Corte Exterior y la Corte Interior.

La Corte Exterior era el lugar donde el emperador ejercía sus funciones políticas y ceremoniales, y alberga los tres grandes salones de la armonía: la Suprema, la intermedia y la Preservada. Estos salones están decorados con dragones, el símbolo del emperador, y tienen unos impresionantes techos de tejas amarillas, el color imperial.

La Corte Interior era el lugar donde el emperador y su familia residían y se dedicaban a sus asuntos privados. Aquí se encuentran los palacios de la Pureza Celestial, la Unión y la Tranquilidad, donde vivían el emperador, la emperatriz y las concubinas, respectivamente. También se puede visitar el Jardín Imperial, un oasis de vegetación y rocas artificiales, donde el emperador y su corte se relajaban y disfrutaban de la naturaleza.

La Ciudad Prohibida es también un museo que alberga una valiosa colección de obras de arte y objetos históricos que pertenecieron a las dinastías imperiales. Entre ellos se pueden admirar pinturas, caligrafías, cerámicas, bronces, relojes, joyas y objetos religiosos. El museo fue fundado en 1925, después de la caída de la monarquía, y abrió sus puertas al público en 1949, tras el triunfo de la revolución comunista.

Visitar la Ciudad Prohibida es una experiencia única e inolvidable, que te permite conocer la historia, la cultura y la vida de los emperadores de China.

Curiosidad:

La Ciudad Prohibida fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987, y es considerada una de las maravillas arquitectónicas del mundo.
Ciudad prohibida, Pekín
Puerta Wumen (de la paz celestial) al sur

Este lugar es el sitio más visitado e importante de Beijing, sobre todo para los ciudadanos chinos que ahora se les permite ver y conocer este lugar. Como te decíamos antes, desde que finalizó su construcción en el año 1420 hasta el año 1949, la Ciudad Prohibida estaba reservada exclusivamente para los emperadores chinos, que estaban considerados como dioses, y para su corte.

Después de ver un reportaje sobre la Ciudad Prohibida en televisión, nos entraron unas ganas tremendas de conocerla en persona. Gracias al viaje que hicimos a China, y más concretamente a Beijing, pudimos realizar esta espectacular visita. Aparte de esto que te contamos, hubo otras razones que nos dieron el empujón definitivo para visitarla. Te contamos alguna de ellas:

  • Porque es el Palacio más grande y mejor conservado del mundo.
  • Porque es uno de los mejores testimonios de la historia y la cultura imperial china.
  • Porque se puede apreciar la riqueza y la diversidad de la cultura y el arte chinos.
  • Porque es patrimonio de la humanidad, reconocida por su valor histórico, cultural y artístico.
  • Porque es un lugar donde se puede aprender y disfrutar de la esencia de la civilización china.
Ciudad prohibida, Pekín

Bastantes metros antes de llegar a la Puerta Wumen, deberás pasar primero por puerta que da entrada a todo el complejo. Esta puerta es uno de los símbolos más reconocibles de China, ya que, en la parte superior de la puerta se encuentra el famoso retrato de Mao Zedong, que se instaló en 1949, cuando proclamó la fundación de la República Popular China, desde este lugar.

Antes de poder cruzar la Puerta Wumen y llegar a la impresionante Plaza de la Armonía Suprema, te vas a encontrar con la zona de las taquillas de control de entrada. Nosotros llegamos hasta esta zona, a través de la puerta del retrato de Mao Zedong, pero tienes también dos accesos más, tanto a la derecha, como a la izquierda.

Ciudad prohibida, Pekín
Curiosidad:

El nombre de Puerta Wumen, se refiere al concepto taoísta de la armonía entre el cielo y la tierra.

La puerta Wumen se construyó en 1420 por el emperador Yongle, y reconstruido en 1651 por la dinastia Qing. Está formada por un gran arco de entrada sobre el que se construyó un techo de madera, que sostiene cinco torres con tejados de tejas amarillas, el color imperial.

  • Una vez pasas la zona de taquillas y control, pasarás a lo largo de la puerta Wumen y llegarás a la espectacular Plaza de la Armonía Suprema. Te recomendamos estar un buen rato contemplando esta maravilla. Aquí se celebraban audiencias con capacidad para 100.000 personas.
  • Aléjate de las masas de turistas dirigiéndote a alguna de las esquinas de la plaza, así tendrás una perspectiva increíble de la misma.
La Ciudad Prohibida, China
Foto tomada desde una de las esquinas de la gran plaza de la Armonía Suprema

Antes de subir a la zona donde se encuentran los Palacios de la Armonía, fíjate en la espectacular Escalera del Palacio de la Armonía Suprema, una impresionante obra de ingeniería que está tallada en una sola pieza de mármol blanco.

Ciudad prohibida, Pekín

Los Palacios de la Armonía, son los tres grandes salones donde el emperador celebraba las ceremonias y los asuntos políticos más importantes. Estos salones forman el corazón de la Ciudad Prohibida.

El primer palacio o salón que te encuentras es el Palacio de la Armonía Suprema, también conocido como el “Palacio del Trono Dorado”. Es la estructura más grande e importante, con un área de construcción de 2377 m², una altura de 26,92 m. de la construcción, y una altura total de 35,05 m.

La Ciudad Prohibida, China

Fue construida en el S. XV y se usaba para ceremonias como el cumpleaños del emperador, el nombramiento de líderes militares o las coronaciones. En su interior se puede ver el trono del dragón donde el emperador recibía a sus temerosos funcionarios.

Después de la sala de la armonía suprema, y una vez pasas la Terraza del Palacio de la Armonía Central, se llega al Palacio de la Armonía Central, que es más pequeña y que servía al emperador de antesala para hacer los preparativos de última hora, ensayar discursos y recibir a los ministros más cercanos.

Según pasas una nueva terraza, lo siguiente que te vas a encontrar es el Palacio de la Armonía Preservada. Originalmente se llamó el Palacio de la Enmienda (Jinshendian), pero sufrió un incendio durante el reinado del emperador Jiajing y pasó a llamarse el Palacio la Rectificación (Jianjidian), después de su reconstrucción. Durante el reinado del emperador Shunzhi de la dinastía Qing, adquirió el nombre del Palacio de la Armonía Preservada.

La Ciudad Prohibida, China

Tiene una peculiaridad y es que no tiene pilares de soporte. El emperador la usaba para celebrar banquetes y más tarde fue utilizada también para hacer los exámenes imperiales. Detrás de ella se extiende un precioso e increíble camino de mármol, de doscientas cincuenta toneladas, tallado con dragones y nubes.

Curiosidad:

Por este camino tan peculiar llevaban al emperador en su palanquín cuando quería subir y bajar a la terraza. Para traer esta obra de arte hasta Beijing tuvieron que arrastrarlo sobre un carril de hielo.

Después de dejar atrás el Palacio de la Armonía Preservada, llegarás a un patio, donde a la izquierda te vas a encontrar con la Puerta del Próspero Clan Imperial, con la Puerta de la Buena Fortuna y con el Gran Consejo, y justo de frente está la Puerta de la Pureza Celestial, entrada principal a la corte interior de la Ciudad Prohibida.

Aquí el emperador atendía los asuntos diarios del palacio, realizaba ceremonias de ayuno y recibía regalos y tesoros de sus súbditos.

Una vez pasas la Puerta, llegarás a un gran patio, donde se levanta el Palacio de la Pureza Celestial, construido en el reinado del emperador Yongle, de la Dinastía Ming, fue quemado y reconstruido varias veces a lo largo de la historia. Este palacio es el más grande de la corte interior. Desde la dinastía Ming hasta el período de Kangxi en la dinastía Qing, fue la residencia de varios emperadores.

Lo siguiente que te encuentras es el Palacio de la Unión (Jiaotaidian), uno de los tres palacios de la corte interior. Está ubicado entre el Palacio de la Pureza Celestial y el Palacio de la Tranquilidad Terrenal. Fue construido durante el período del emperador Jiajing de la dinastía Ming. Es similar al Palacio de la Armonía Central, y es el más pequeño de los tres palacios de la corte interior.

La Ciudad Prohibida, China

Este Palacio era el sitio donde las emperatrices de las dinastías Ming y Qing recibían felicitaciones durante las fiestas y los festivales.

El último de los Palacios de la corte interior que te vas a encontrar es el Palacio de la Tranquilidad Terrenal. Este era el palacio principal de las emperatrices de las dinastías Ming y Qing. Durante la dinastía Qing, el Palacio de la Tranquilidad Terrenal fue el sitio de veneración a los dioses. Según costumbres de los manchúes, el interior del palacio se transformó en una sala de ofrendas con un kang (cama de piedra con chimenea integrada) en medio.

Curiosidad:

Todos los días, dos cerdos negros eran sacrificados y cocinados en el Palacio de la Tranquilidad, como ofrenda a los dioses. Estas ofrendas se repartían entre los príncipes, ministros y guardias del palacio. Se cuenta que la carne no tenía buen sabor, ya que no le ponían sal, sin embargo, consumirla en el Palacio de la Tranquilidad Terrenal era un gran honor.
La Ciudad Prohibida, China

Al lado norte de la ciudad prohibida, y justo después de abandonar el Palacio de la Tranquilidad Terrenal, por la bonita Puerta de la Tranquilidad Terrenal, llegarás al jardín imperial.

Éste jardín tiene una extensión de siete mil metros cuadrados y tiene una distribución de estilo chino tradicional con pasarelas, rocas y pabellones rodeados de árboles. Fue construido por los emperadores para sus esposas como lugar de paseo y recreo.

A lo largo del Jardín Imperial podrás ir descubriendo lugares de muchísimo interés, como:

La Puerta de la Supremacía Celestial (Tianyimen), es la puerta sur del patio y antesala del Palacio de la Paz Imperial.

El Quiosco de Nieve Carmesí.

La Ciudad Prohibida, China

El Pabellón de las Diez Mil Primaveras y el Pabellón de los Mil Otoños, dos construcciones simétricas que comparten una misma estructura. Lo único que las diferencia son las diferentes pinturas en sus techos.

El Pabellón del Jade Flotante y el Pabellón de la Claridad Auspiciosa.

El curioso Pabellón Imperial (Yujingting), situado en lo alto de una montaña artificial, en el lado este del Jardín.

La Ciudad Prohibida, China

El Estudio del Cultivo Espiritual, se construyó en la dinastía Ming y se le dio el nombre de Estudio de la Alegre Aspiración (Lezhizhai). Fue rebautizado en la dinastía Qing con su nombre actual.

Curiosidad:

¿Sabes cuál es el reto de este jardín?
El reto en este jardín, es encontrar el árbol con bultos, llamado el “hombre elefante”.
Que sepas, que nosotros no lo encontramos.

Justo en el centro del Jardín Imperial se levanta el Palacio de la Paz Imperial, (Qin’andian). Fue construido en la dinastía Ming. Durante la dinastía Qing, durante el reinado del emperador Qianlong, se construyeron tres cubiertas en los aleros delanteros, que posteriormente fueron demolidas. El palacio está construido con un tejado de doble alero y se asienta sobre un piso de bloques de mármol blanco.

La Ciudad Prohibida, China

El Palacio Qin’an, cuenta con cuatro quioscos que representan las cuatro estaciones del año: los Wanchun, Fubi, Qianqiu y Chengrui.

No te vayas de la Ciudad Prohibida sin dejar de fijarte en los detalles que te mencionamos a continuación, detalles que pueden pasar desapercibidos, pero que creemos debes conocer, y sobre todo lo que significan:

Son figuras míticas que adornan las esquinas de los tejados de los edificios de la Ciudad Prohibida. Estas figuras son más que simples decoraciones. Sirven como símbolo de protección y autoridad.

Curiosidad:

El número de figuras, marca el rango del edificio, su importancia y majestad, por tanto, a más numero de figuras, más importante es el edificio que protegen. El máximo número permitido es nueve, reservado solo para los edificios más importantes, como por ejemplo, el Palacio o Salón de la Suprema Armonía.
Ciudad prohibida, Pekín

Estas figuras son un símbolo de poder y protección en la cultura china, su presencia en la Ciudad Prohibida, es un claro ejemplo de su importancia.

Al igual que ocurre en la mayoría de los edificios tradicionales chinos, dos leones guardan la entrada a cada uno de los palacios.

Curiosidad:

Estos leones rechazan a los espíritus malignos. Con su presencia aseguran la paz y la fortuna. Van siempre en pareja, un macho y una hembra.
El león macho se sitúa a la izquierda, mientras que la leona está en la derecha. El macho juega con una esfera, que simboliza la unidad del imperio. La leona cuida de su cachorro, representando la continuidad de la vida.
Ciudad prohibida, Pekín

La armonía numérica es un fascinante aspecto del diseño de la Ciudad Prohibida. Posee una gran armonía numérica basada en los números impares, especialmente el número nueve.

La ciudad posee nueve mil novecientas noventa y nueve estancias. Las puertas imperiales están decoradas con tachuelas en filas de nueve y un total de ochenta y una (nueve por nueve), impresionante ¿Verdad?

La Ciudad Prohibida, China
Curiosidad:

El número nueve, en la cultura china, es el más grande, simboliza lo eterno. Está considerado auspicioso y está asociado al emperador.
  • La Ciudad recibe todos los días oleadas de turistas y grandes excursiones, por lo que también te recomendamos madrugar para evitarlas, aún así vas a alucinar con la cantidad de gente que te vas a encontrar, por lo que vas a necesitar grandes dosis de paciencia. Nosotros madrugamos y aún así había muchísima gente.
  • La Ciudad Prohibida abre de martes a domingo, incluidos los días festivos que caen en lunes, excepto la víspera del Año Nuevo chino, la Fiesta de la Primavera. El horario es el siguiente:

Desde el 1 de abril al 31 de octubre, de 08:30 a 17:00 horas. Última entrada, incluidas las galerías, 16:00 horas. Desde el 1 de noviembre al 31 de marzo, de 08:30 a 16:30 horas. Última entrada, incluidas las galerías, 15:30 horas.

  • El Museo del Palacio Imperial de Beijing limita el número de visitantes por día a 40.000 y recomienda tanto a visitantes individuales como a grupos turísticos hacer reservas en línea con antelación.
  • A los visitantes extranjeros se les pide indicar número de pasaporte durante la reserva en línea.
  • El precio de las entradas varía entre once y siete euros, según la temporada. Para el año 2024, estos son los precios.
  • ¡OJO! El Museo del Palacio Imperial no vende entradas para el mismo día. Todos los visitantes (incluidos aquellos que disfrutan de acceso preferencial y sus acompañantes) deben hacer una reserva con sus nombres reales.
  • La Ciudad Prohibida es una de las atracciones turísticas más populares y concurridas de Beijing, por lo que te recomendamos reservar las entradas con antelación. Pincha aquí, para reservar tu entrada.
  • Todas las entradas pueden reservarse siete días antes de la visita a partir de las 20:00 horas, y es de vigencia solo el día de la visita. Una vez que sean registradas, no habrá reembolsos.
  • Los visitantes deberán llevar la identificación válida original que utilizaron en el momento de la reserva y acercarse a la Puerta Sur del Museo del Palacio Imperial, para registrarse e ingresar.
  • Si estás hospedado en la ciudad de Beijing, a continuación te indicamos la mejor manera para llegar hasta la Ciudad Prohibida:

En metro, la línea 1 ofrece dos estaciones en las que bajarse Tian’an Men dong o Tian’an Men xi, por lo que creemos que es la mejor manera para llegar. Si quieres conocer cómo moverse por Beijing, visita nuestro artículo pinchando aquí.

  • La Ciudad Prohibida es un lugar complejo y puede ser abrumador, te recomendamos planificar tu recorrido con antelación.
  • La Ciudad Prohibida es muy grande por lo que te recomendamos, dedicar, tranquilamente, medio día para su visita.
  • Este lugar es de gran importancia histórica y cultural, por lo que se han establecido normas para garantizar su preservación. Asegúrate de respetarlas durante la visita.
  • Llega hasta los lugares menos conocidos, además de los lugares principales y que visita todo el mundo.
  • Si no tienes ganas de planificar la visita por tu cuenta, puedes utilizar por reservar un recorrido guiado. Hay opciones que van desde dos horas, hasta un día entero.
  • Lleva ropa y calzado cómodos. El la Ciudad Prohibida es muy grande y tendrás que caminar bastante. Además, vas a estar subiendo y bajando escaleras durante mucho tiempo.
  • Aunque hay tiendas donde poder adquirir algo de beber, te recomendamos llevar agua, sobre todo durante los meses de verano.
  • Recuerda evitar la visita un lunes, ya que, la está cerrada.

Esto ha sido todo ¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Incluirías esta visita durante tu estancia en Beijing? Esperamos que con este artículo te hayas podido hacer una pequeña idea sobre qué visitar y lo maravillosa e increíble que es la Ciudad Prohibida.

¡Déjanos tu opinión en los comentarios!

Shares