Guadalupe es conocida sobre todo por el Real Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe, y por ser uno de los centros de peregrinación más importantes de España. Pero la localidad esconde otros monumentos arquitectónicos o urbanísticos que hacen que desde 1943 esté declarada Conjunto Histórico Artístico Nacional. Además desde el 9 de junio de 2018 está acreditada como «Uno de los Pueblos más Bonitos de España».

Acreditación de Pueblo más bonito de España. Guadalupe

La verdad es que le teníamos muchísimas ganas a Guadalupe, pero por una cosa u otra nunca conseguíamos encontrar un hueco para poder visitarla. El momento llegó con un viaje que hicimos al Valle del Jerte. Aprovechamos el viaje de ida desde Madrid, para desviarnos de la ruta e ir hasta allí.

Guadalupe se ubica en la mancomunidad de Villuercas-Ibores-Jara, en la provincia de Cáceres (Extremadura). Forma parte del Geoparque Mundial Unesco Villuercas Ibores Jara, así que te podrás imaginar que el entorno donde está situada es espectacular.

Podrás recorrer bosques centenarios, ver cerezos en flor, y hacer multitud de rutas, como la del Risco de La Villuerca o la del Estrecho de la Peña Amarilla, por citar alguna.

También podrás visitar puntos de mucho interés cercanos, como: La Ermita del Humilladero, las Granjas de Mirabel y Valdefuentes, o el Arca del Agua, entre otros muchos.

Breve historia de Guadalupe

  • Curiosidad: Según la tradición, un pastor encontró una talla de la virgen María en el río Guadalupe a finales del S. XIII o principios del XIV. Cerca del lugar donde se encontró la imagen se construyó una ermita alrededor de la cual surgió el asentamiento actual con el nombre de Puebla de Santa María de Guadalupe.

Las primeras noticias históricas se refieren al otorgamiento de tierras a los pobladores de este primer asentamiento, por parte del rey Alfonso XI en el S. XIV, pasando a depender de la ciudad de Talavera de la Reina.

En 1347 se menciona ya el nombre de Puebla de Santa María de Guadalupe. En 1349, el rey otorga al prior del santuario el título de «Señor de la Puebla», que mantendría hasta el S. XIX, que es cuando se crea el primer Ayuntamiento.

Real Monasterio de Santa María de Guadalupe
Real Monasterio de Santa María de Guadalupe

La localidad se va desarrollando entorno al Santuario, que alcanzó su esplendor entre los S. XIV-XVII, después de que el gobierno del monasterio fuera encomendado a la orden jerónima y se convirtiera en un célebre centro cultural y científico.

En el año 1833, Guadalupe pasa a formar parte de la provincia de Cáceres y por tanto de la región de Extremadura.

Qué ver y hacer en Guadalupe en 1 día

Sin lugar a dudas el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe, es el mayor y principal punto de interés de la localidad. Si a esto le sumamos el bello conjunto histórico artístico que esconde Guadalupe, tendremos todos los ingredientes necesarios para disfrutar de una visita espectacular.

Empezamos ¿Nos acompañas?

Real Monasterio de Santa María de Guadalupe

Se trata de un edificio religioso único, mezcla de estilos gótico, mudéjar, renacentista, barroco y neoclásico.

Comenzó siendo una pequeña ermita, allá por el S. XIII. Esta ermita fue sustituida por una iglesia, de estilo mudéjar, en el S. XIV (actualmente sólo se puede ver un antiguo ábside). Finalmente, fue el rey Alfonso XI, que tras visitar Guadalupe, ordenó la construcción del actual monasterio, finalizando su construcción en torno al año 1403.

Real Monasterio de Santa María de Guadalupe
Fachada del Real Monasterio de Santa María de Guadalupe

Durante 4 siglos el monasterio estuvo dirigido por la Orden de San Jerónimo, que tras la desamortización de mediados del S. XIX, pasó a manos de la archidiócesis de Toledo. A principios del S. XX llegó al monasterio la Orden Franciscana, que es quien rige desde entonces y hasta la actualidad el Monasterio y Santuario.

  • Curiosidad: El monasterio tiene concedido el distintivo “Real” por Alfonso XI en el S. XIV, “Pontificio” por concesión de Pío XII en el S. XX, “Monumento Nacional” en el S. XIX y “Patrimonio de la Humanidad” por la UNESCO en el año 1993. Además la imagen de Santa María de Guadalupe ostenta el título de “Reina de las Españas o de la Hispanidad” otorgado por Alfonso XIII en 1928 y Patrona de Extremadura” en 1907.
Claustro Mudéjar del Real Monasterio de Santa María de Guadalupe
Claustro Mudéjar
Claustro Mudéjar del Real Monasterio de Santa María de Guadalupe
Otra perspectiva del Claustro Mudéjar

Además de la belleza y espectacularidad del edificio, el Monasterio de Guadalupe guarda en su interior numerosos tesoros (no se pueden hacer fotos en el interior, se respetuoso) que vale la pena visitar (te contamos luego como hacer la visita):

  • El Claustro Mudéjar, de finales del siglo XIV.
  • La Sacristía del Monasterio, con los impresionantes lienzos de Zurbarán. Es conocida como la Capilla Sixtina de Extremadura.
  • La capilla de San Jerónimo, donde se encuentra la que está considerada como una de las obras más importantes del gran Zurbarán: La Apoteosis de San Jerónimo.
  • El Museo de Libros Miniados.
  • El Museo de Bordados.
  • El Museo de Esculturas y Pinturas, con pinturas de El Greco, Zurbarán, Goya, entre otros.
  • La Capilla de San José, el antiguo Relicario.

Horario y cómo visitar el monasterio

La visita al monasterio es guiada y tiene un precio de 5 euros (hay precio reducido, 1 euro menos, para niños, mayores de 65 años y grupos de más de 30 personas). La entrada se puede comprar en la propia tienda del monasterio.

Para llegar a la tienda, sube la escalinata principal, a la izquierda verás una puerta que da acceso a una especie de vestíbulo (desde aquí comienza la visita) y a la izquierda verás la tienda.

La visita guiada se hace en grupo y comienza una vez completan el cupo (en la actualidad, por culpa de la pandemia del COVID-19, los cupos son bastante más reducidos). Te recomendamos ir con tiempo para que no te lleves el disgusto de quedarte con una plaza para la hora que deseas.

La visita tiene una duración aproximada de 1 hora.

El horario de visitas, es el siguiente:

  • De Lunes a Domingo: De 10:00 a 13:00 h. y de 15:30 a 18:00 h. (horario COVID-19).

Basílica del Real Monasterio

La basílica de estilo gótico, se compone de tres naves, crucero y cabecera, de cruz latina y ábside poligonal. Destacan sus bóvedas de crucería. La nave central queda iluminada por los grandes ventanales góticos.

Entrada a la Basílica del Real Monasterio de Santa María de Guadalupe
Fachada y portada de entrada de la Basílica

En su interior destaca una obra extraordinaria, el Retablo mayor. Donde se puede ver la talla de finales del S. XII, principios del XIII de Nuestra Señora de Guadalupe. También se puede contemplar el sagrario, antiguo escritorio del rey Felipe II, quien lo donó al Real Monasterio en 1569.

La visita es por libre y la entrada es gratuita. Tiene un horario de 9:00 h. hasta las 19:30 h. en invierno o 20:30 h. en verano.

Hospedería del Real Monasterio

Ocupa una parte de lo que era el Pabellón de la Enfermería Nueva, de principios del S. XVI. En la actualidad es un hotel.

Su construcción destaca por ser de mampostería y sillarejo. Los torreones cilíndricos y rematados por chapitel, están cubiertos por bonitas tejas de color.

Guadalupe (Extremadura)

Se puede visitar, de forma gratuita, su espectacular Claustro gótico, donde además podrás sentarte a tomar algo.

Plaza de Santa María de Guadalupe

Esta plaza, sin duda, es uno de los lugares más conocidos de Guadalupe. Aquí se encuentra el Real Monasterio, por lo que ya te imaginarás que esta plaza va a ser un lugar muy concurrido de visitantes. Aquí también está ubicada la Oficina de Turismo de Guadalupe.

Plaza de Santa María de Guadalupe
Plaza de Santa María y fuente de los 4 chorros

Justo en medio de la plaza hay una típica fuente de 4 chorros, pero la curiosidad es que, por donde salen los chorros es una antigua pila bautismal del Real Monasterio.

Además en la plaza te vas a encontrar numerosos restaurantes y bares donde poder saborear la rica gastronomía de la zona.

No te puedes ir de Guadalupe sin haber tomado algo en alguna de las muchas terrazas, con vistas al Monasterio, que hay aquí.

Plaza de Santa María de Guadalupe
Nosotros tomando un café con unas vistas insuperables

Iglesia de la Santísima Trinidad

Conocida también como Iglesia Nueva, está situada frente al Parador de Guadalupe (cuando fuimos nosotros estaba en obras y estaba totalmente cubierto de andamios), y subiendo desde la Plaza de Santa María por la calle Marqués de la Romana.

Construida entre 1730 y 1736, es un edificio de estilo barroco clasicista. Es un templo sobrio y proporcionado de tres naves y amplia cúpula con linterna en el crucero.

Iglesia de la Santisima trinidad de Guadalupe
Fachada principal de la iglesia

Fue abandonada con motivo de la desamortización de Mendizábal a mediados del XIX, y posteriormente restaurada en 1978 para destinar su uso a auditorio y salón de actos y exposiciones. En el año 2014 pasó de nuevo por una reforma, abriendo sus puertas como sala de promoción de la Artesanía de la provincia.

Galería Mudejar

Girando a la izquierda en la Iglesia de la Santísima Trinidad, se llega a la calle Nueva de los Capellanes, donde podrás contemplar esta bonita galería porticada de estilo mudéjar construida en el siglo XV.

Galería Mudéjar de Guadalupe
Galería Mudéjar

Dentro de ella se encuentra la Casa de la Buena Cristiana, donde vivió una mora llamada Fátima, convertida al cristianismo tras liberarse de su cautiverio en Tánger, y la Casa Cuna u Hospital de Niños Expósitos.

Hospital de Mujeres

El también conocido como Hospital Nuevo, lo encontrarás al principio de la calle Real. Según pasas la Galería Mudéjar y pasas bajo el Arco de San Pedro (del que te hablaremos más adelante), comienza a la derecha la empinada calle Real.

Su bonita portada es de traza gótica, situada bajo el antiguo soportal de madera (hoy sólo queda la balconada). Se trata de un edificio con claustro y habitaciones en dos plantas.

Calles pintorescas de Guadalupe

Guadalupe (Extremadura)
Estampas curiosas que se pueden ver por las calles de Guadalupe

La influencia del antiguo modelo medieval, en las cercanías del Monasterio, prevalece en el trazado urbano actual de la localidad, lo que invita a perderse por su entramado de calles y callejuelas. Si te dejas llevar, irás descubriendo calles y plazas llenas de encanto. A continuación te indicamos las calles, que para nosotros, no te debes perder en tu paseo:

Calle de la Cruz

Como otras, parte desde la Plaza de Santa María de Guadalupe. La identificarás rápidamente porque es la calle que sale hacia abajo, y con la que hace esquina la Oficina de Turismo.

Calle de la Cruz en Guadalupe
Eva paseando por la Calle de la Cruz

En esta calle podrás contemplar varias casas de arquitectura tradicional, casas porticadas de dos plantas con balconadas corridas a lo largo de toda la fachada, barandillas de madera con interesantes labrados realizados también en madera.

Si continuas calle abajo pasarás bajo el Arco del Chorro Gordo (te hablaremos de él más abajo), y llegarás a la antigua judería.

Calle Sevilla

Al igual que la calle de la Cruz, parte de la Plaza de Santa María de Guadalupe. Es una de las calles más típica y famosa de la localidad.

En esta calle también abundan las casas de arquitectura tradicional y recorriéndola llegarás a otro de los arcos medievales, el Arco de Sevilla (del que te hablaremos más abajo).

Calle del Tinte

Calle del Tinte de Guadalupe
Calle del Tinte

Esta calle parte de la Plazuela Tres Chorros, y con una agradable cuesta abajo se va alejando del centro de la localidad y te lleva a las afueras.

Si la recorres podrás ver casas típicas que aún conservan pequeños soportales de madera, y más o menos a mitad de la calle te encontrarás con el Arco del Tinte.

Calle de las Eras (Calle Ruperto Cordero)

Calle Ruperto Cordero de Guadalupe
Calle Ruperto Cordero

También conocida como calle de las Flores, parte de la Plazuela Tres Chorros, y para nosotros una de las más bonitas de Guadalupe. A ambos lados de la calle se levantan casas con soportales de madera y un sinfín de macetas con flores y plantas llenan de color todo el recorrido.

La calle termina justo a la altura del Arco de las Eras.

Arcos Medievales

En la actualidad se conservan un total de 5 arcos medievales, antiguas puertas del cerco o barrera que rodeaba el Monasterio-Fortaleza. A continuación te indicamos cuales son:

Arco del Chorro Gordo

Este arco era el que cerraba la calle Venero o la antigua calle de los Judíos. Esta puerta es una de las tres de acceso que atravesaban la muralla del primer cinturón defensivo del Monasterio, edificado en el siglo XVI.

Arco del Chorro Gordo de Guadalupe
Arco del Chorro Gordo

Este arco está considerado uno de los más originales ya que conserva en su cara externa restos de antiguas almenas y, en su parte posterior, una habitación que se abre a una calle de las calles más populares. A partir de este punto comienzan callejuelas con arquitectura popular que terminan en la antigua judería.

Arco de Sevilla

Otra de las puertas interiores de la muralla, junto con los arcos del Chorro Gordo y San Pedro, que cerraban el primer cinturón defensivo del Monasterio, creado en el siglo XVI, por motivos de seguridad dada la afluencia masiva de peregrinos y la actividad comercial de la zona.

La decoración floral de sus vanos y el conjunto de arquitectura popular de las viviendas anexas, otorgan a este arco una de las estampas más singulares de Guadalupe.

Arco del Tinte

Arco del Tinte de Guadalupe
Arco del Tinte

De influencia mudéjar y prácticamente intacto desde su construcción. Daba paso a las antiguas fábricas de tinte, uno de los numerosos gremios que existían en La Puebla (Guadalupe).

Era una de las puertas que cerraban las Pueblas Alta y Baja por varios lugares, confiriendo a la población control de la seguridad y del comercio y una imagen de fortaleza medieval.

Arquitectónicamente, descansa sobre dos contrafuertes sujetos sobre casas adyacentes, sin arquitecturas residenciales encima, lo que lo diferencia de los demás.

Arco de las Eras

Arco de las Eras de Guadalupe
Arco de las Eras

Defendía el extremo meriodional de la población, suponía la puerta de entrada para los peregrinos y viajeros provenientes del sur y del levante. Formaba parte del segundo cinturón defensivo, el que envolvía a la Puebla.

Construido en mampostería de piedra y ladrillo en arcos y vivienda superior. Su arquitectura conserva aún restos de las antiguas almenas que protegían su acceso.

Arco de San Pedro

Arco de San Pedro de Guadalupe
Arco de San Pedro

Testigo del tránsito de peregrinos y viajeros que venían desde el norte. Este arco formaba parte de una de las tres puertas del primer recinto defensivo del monasterio, el que incluía a la plaza. Para conseguir este cierre se construyeron las puertas en las propias calles, entre casa y casa. Además de defensiva, tenían una función de control administrativo y fiscal.

El arco presenta en su frente norte una imagen de San Pedro, del que toma el nombre.

Plazuela Tres Chorros

Uno de los rincones más típicos y conocidos de Guadalupe, con su famosa fuente del S. XV y perteneciente al antiguo sistema de abastecimiento de agua a Guadalupe, que constituye una de las obras hidráulicas más importantes y desconocidas de la Edad Media en la Península Ibérica, conocida desde antiguo como el Arca del Agua.

Plazuela y fuente de los tres chorros de Guadalupe
Plazuela y fuente de los tres chorros

Dónde aparcar en Guadalupe

Lo normal es llegar a Guadalupe en nuestro propio coche, por lo que una de las dudas que se nos plantean es ¿Dónde puedo aparcar gratis?

Si llegas a Guadalupe a través de la carretera EX-118 (es la que se coge desde la A-5 si viajas, por ejemplo, desde Madrid), puedes buscar sitio en la Avenida Conde de Barcelona, más o menos por donde se ubica el Ayuntamiento. Si no encuentras ningún hueco, no te preocupes, continua circulando y llega hasta la mismísima Plaza de Santa María de Guadalupe, coge la Avenida Alfonso Onceno y a justo al final de la bajada encontrarás un gran parking (a 5 min. a pie del Real Monasterio) donde dejar el coche sin problemas.

Plano de lugares gratuitos para aparcar en Guadalupe

Si llegas a Guadalupe a través de la carretera EX-102 (por ejemplo, desde Cáceres), puedes buscar sitio en la Avenida Juan Pablo II y en su continuación, la calle Poeta Ángel Marina. Si no encuentras ningún hueco, no te preocupes, continua circulando y al igual que como explicábamos antes, llega hasta la Plaza de Santa María de Guadalupe, coge la Avenida Alfonso Onceno y llegarás al gran parking (a 5 min. a pie del Real Monasterio) donde dejar el coche sin problemas .

Dónde comer en Guadalupe

No somos mucho de recomendar lugares donde comer o cenar, porque sabemos que para gustos colores. Pero con Guadalupe vamos a hacer una excepción, ya que comimos en un restaurante que nos encantó, tanto la comida, como el lugar, un antiguo patio de una casa de arquitectura tradicional.

Restaurante Guadalupe Jordá
Patio del Restaurante Guadalupe Jordá

Nos estamos refiriendo al Restaurante Guadalupe Jordá. Lo encontrarás en la calle Sevilla y antes de cruzar por el Arco de Sevilla ¡Esperamos que te guste tanto como a nosotros!

Esto es todo ¿Te ha gustado el artículo? ¿Conocías Guadalupe? Si no es así, esperamos que este artículo te sirva de ayuda para poder planificar una visita a esta joya cacereña.

Shares