El valle del Jerte es una comarca de montañas, definida geográficamente de forma natural, entre las cumbres del Sistema Central, en concreto en las estribaciones occidentales de la Sierra de Gredos. Por el valle discurre el río Jerte, afluente del río Alagón.

Valle del Jerte desde el Mirador del Puerto de Tornavacas
Valle del Jerte visto desde el Mirador del Puerto de Tornavacas

El Jerte es el valle del agua, la unión entre valle y río les lleva a compartir hasta el nombre. Valle y río no se pueden entender sin la tupida red de arroyos y gargantas que los alimentan.

Gracias a este valioso patrimonio natural, en el valle confluyen de manera solapada dos redes de espacios protegidos, por un lado la Red Natura 2000 y por otro la Red de Espacios Naturales de Extremadura.

  • Curiosidad: Etimológicamente, Jerte proviene del árabe «Xerte», «Xerit» o «Xerete», que significa aguas cristalinas y valle angosto, dando nombre tanto al río, como al valle.

El río Jerte, uno de los grandes protagonistas del valle, nace a 1800 metros de altitud, en los altos de Tornavacas, entre las rocas de la falda del Risco de la Campana, en un lugar conocido como Regajo Temprano o Horco del Chaparral.

Río Jerte a su paso por Jerte
Río Jerte a su paso por la localidad del mismo nombre

A su paso por Plasencia, 50 kilómetros después, ya se encuentra a unos 345 metros. Increíble ¿Verdad?. En su breve trayecto recoge las aguas de arroyos, gargantas y fuentes, creando numerosos ecosistemas: bosques, dehesas de encinas, robledales, cultivos de cerezo, castaño y olivo, que convierten este pequeño valle en el hogar de la mayor biodiversidad de Extremadura.

El valle del Jerte se conoce sobre todo por el cultivo del cerezo, su estandarte y símbolo, y uno de los pilares de su economía. Miles y miles de cerezos llenan los bancales dispuestos montaña abajo, creando un paisaje espectacular. En primavera constituyen uno de los paisajes más hermosos que se pueden contemplar, más de un millón de cerezos se visten de blanco, gracias a la floración.

Efectivamente, es durante la primavera cuando el valle luce más bonito, y cuando más visitas recibe, pero durante las otras estaciones del año, el valle también merece una visita:

  • En otoño, la policromía que forman cerezos, robles, castaños domina la comarca. Es una época perfecta para recorrer el valle a pie.
  • En verano, es época de la Cerecera (la recolección). El río baja con sus aguas cristalinas invitando al baño en sus muchas piscinas naturales.
  • Por último en invierno, la nieve suele ser la protagonista. Las gargantas multiplican su caudal, reglándonos un espectáculo maravilloso. En esta época se celebra la fiesta del Jarramplas, declarada de interés turístico nacional.
Valle del Jerte

A parte de ver los cerezos en flor, el valle cuenta con muchas más atracciones de las que poder disfrutarlo:

  • Podrás hacer senderismo a través de una amplia red de senderos señalizados y homologados de diferente dificultad y extensión. Las altas cumbres también ofrecen la posibilidad de realizar otras rutas de media-alta montaña.
  • Los amantes del BTT cuentan con varias rutas diseñadas para su uso en bicicleta todo terreno. Un total de 160 km balizados que permiten conocer la práctica totalidad de la comarca.
  • Si buscas turismo gastronómico, el valle es un buen lugar. La comarca es un placer para el paladar. Son típicas las calderetas y asados de cabrito, las migas, las patatas revolcás, y por su puesto la cereza, producto de una excelente calidad, que cuenta con el sello de la Denominación de Origen.
  • Sus pueblos. La comarca está formada por 11 municipios, de los cuales, nosotros pudimos visitar sólo 6. Aquí dejaron huella vetones, árabes y judíos, con manifestaciones en la arquitectura tradicional serrana a base de adobe, madera y piedra.
  • Curiosidad: El Valle del Jerte está declarado Bien de Interés Cultural como Sitio Histórico.

Nosotros visitamos el valle unos días antes de la primavera, por lo que no pudimos ver los cerezos en flor. Aunque alguno ya enseñaba ligeramente su manto blanco. Nos dedicamos a recorrer alguno de sus pueblos, miradores y a realizar alguna ruta de senderismo, en definitiva, a disfrutar de todo lo que te regala el valle.

Esta fue nuestra visita, de 2 días, al valle del Jerte, y a 6 de los 11 pueblos que forman la comarca ¿Nos acompañas?

➽ TORNAVACAS

En la parte más alta del valle, a más de 800 metros de altura se encuentra ubicada esta localidad, primera en conseguir el título de Villazgo, allá por el S. XIV.

  • Curiosidad: Existe una leyenda sobre el nombre de Tornavacas, y la cual emana de un hecho histórico. Allá por el S. X, en tiempo del Al-Andalus, el rey leonés Ramiro II luchaba contra las tropas sarracenas. Estas estaban poniendo en serios aprietos a las tropas del rey, por lo que se ideó una estratagema para poder vencerles. Reunieron todas las vacas de los lugareños y les colocaron teas encendidas en los cuernos. Llegada la noche, las dirigieron contra las tropas musulmanas, quienes al ver aquella estampida de luz en medio de la noche, creyeron que eran refuerzos de las tropas cristianas, por lo que huyeron valle abajo. Viendo la clara victoria, el rey ordenó «tornar las vacas» (hacerlas regresar), a las sierras de donde descendieron, dando lugar al nombre del pueblo.

Pasear por la calle Real y ver el ennoblecimiento de gran parte de las casas, hace que te des cuenta de la importancia de esta villa en otros tiempos.

Casas típicas en la Calle Real de Tornavacas
Casas típicas en la Calle Real de Tornavacas

La calle Real está dividida en 3 tramos por 2 puentes: Puente Cimero y Puentecilla. Los tramos reciben los nombres de: Calle Real de Arriba, Calle Real de en medio y Calle Real de Abajo. Es precisamente en este último tramo de la calle Real, en el que sucede el episodio histórico más destacable, y no es otro que, durante su viaje al Monasterio de Yuste, el Emperador Carlos I, pernoctó en una casa situada aquí. Esta casa se conserva en la actualidad y es conocida como la casa de Carlos V.

Puente Cimero en Tornavacas
Puente Cimero

No te puedes perder:

  • La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, del S. XVII y de estilo barroco.
  • El Puente Cimero, que salva el río Jerte.
  • La Puentecilla, con su bonito templete.
  • La picota o rollo, en la salida sur de la localidad.

Mirador del Puerto de Tornavacas:

Situado en lo alto del Puerto de Tornavacas, en el límite de las regiones de Extremadura y Castilla León, y a menos de 7 kilómetros del centro de Tornavacas.

Valle del Jerte desde el Mirador de Tornavacas
Vista del Valle del Jerte desde el mirador

Merece la pena hacer todas y cada una de las curvas que hay que salvar para llegar hasta el mirador. Creemos que es una visita obligada si vas a recorrer el valle, porque desde aquí obtendrás una magnífica panorámica (50 kilómetros), desde Tornavacas hasta Plasencia. Si vas cuando los cerezos están en floración, la vista del manto blanco es espectacular.

Mirador del Puerto de Tornavacas
Eva leyendo uno de los carteles informativos

El mirador dispone de un gran aparcamiento, carteles informativos y de mesas para poder hacer picnic. Acuérdate de llevar ropa de abrigo, ya que es un lugar bastante alto (1.175 m.) y la temperatura puede bajar drásticamente.

➽ JERTE

Siguiendo la carretera N-110 dirección Plasencia, es el siguiente pueblo que te vas a encontrar después de Tornavacas (7 kilómetros aproximadamente).

Jerte está situado en el curso alto del río del que toma su nombre, en una ubicación privilegiada: Rodeada de huertos, bancales de cerezos, y otros árboles frutales.

Localidad de Jerte (Extremadura)
Bancales de cerezos y el río Jerte a su paso por Jerte

Piérdete por sus callejuelas, como por ejemplo la Calleja de los Bueyes, donde verás varias edificaciones con el típico entramado de madera. Llega hasta la Plaza de la Independencia y tómate un respiro en alguna de las terrazas que hay en los soportales de las casas que casi la rodean.

Plaza de la Independencia, en la localidad de Jerte (Extremadura)
Plaza de la Independencia

Presidiendo esta misma plaza se levanta la iglesia parroquial, dedicada a Nuestra Señora de la Asunción, donde destaca la torre que perteneció a una iglesia primitiva. Esta torre tiene la peculiaridad de estar separada totalmente de la iglesia y se cree que era una torre de vigilancia o defensiva en la época medieval.

No te puedes perder:

  • Ermita del Santísimo Cristo del Amparo, del S. XVIII.
  • Puente Largo del Jerte.
  • Calleja de los Bueyes.
  • Plaza de la Independencia, con sus casas porticadas.
  • Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, del S. XVIII y de estilo barroco, junto con la torre.
  • Fuente de cuatro caños, conocida como «El Pilón»

➽ CABEZUELA DEL VALLE

A 6 kilómetros de Jerte, continuando por la carretera N-110, nos encontramos con Cabezuela del Valle, ubicado en la hondonada del valle.

Los orígenes de esta localidad se remontan a la época medieval, donde comenzó siendo un pequeño núcleo de población conocido como La Aldea.

Cabezuela del Valle (Extremadura)
Casas típicas de Cabezuela del Valle

Cuenta con un pintoresco casco antiguo, declarado Conjunto Histórico-Artístico, donde abundan las calles empinadas, laberínticas y callejones, sobre todo por la zona en la que antiguamente estaba ubicada la judería.

En Cabezuela destaca sobre todo su calle principal, dividida en 3 tramos: Calle del Hondón, Plaza de Extremadura y Calle del Puente. Recorrerla es obligado.

Calle Hondón en Cabezuela del Valle (Extremadura)
Casas típicas en la Plaza de Extremadura

No te puedes perder:

  • Iglesia de San Miguel Arcángel, del S. XVI.
  • Ermita de Nuestra Señora de Peñas Alba, del S. XVI de estilo barroco. Es la patrona de la localidad.
  • Barrio de la Aldea (antigua judería).
  • Museo de la Cereza.
  • Puente romano.
  • Calle del Hondón, Plaza de Extremadura y Calle del Puente.
  • Ermita de San Felipe y Santiago, y su mirador.

➽ NAVACONCEJO

Situado en la parte baja del valle y a poco más de 3 kilómetros de Cabezuela del Valle. La localidad está atravesada por el río Jerte, formando pequeñas piscinas naturales, que en verano son un lugar ideal para darse un chapuzón.

Río Jerte a su paso por Navaconcejo
Piscina natural del río Jerte a su paso por Navaconcejo

La Calle de la Cañada Real, es la principal del pueblo y es un buen lugar para contemplar las típicas casas de entramado con voladizos y amplias balconadas de madera.

Navaconcejo visto desde altura
Navaconcejo visto desde la subida a las Cascadas de las Nogaledas

No te puedes perder:

  • Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, del S. XVI.
  • Ermita de San Jorge, del S. XII.
  • Edificio «La Fábrica», construido en 1625 y donado a los frailes franciscanos para instalar unos telares.
  • Ermita del Cristo del Valle, donde se encuentra la imagen del mismo nombre.
  • Cascadas y gargantas Nogaledas.

Ruta de las Cascadas y Garganta de las Nogaledas:

Una de las muchas rutas que se pueden hacer en el Valle del Jerte es la de las Cascadas y Gargantas de las Nogaledas.

Ruta de las Cascadas de las Nogaledas
Ruta de las Cascadas de las Nogaledas

Es una ruta bastante sencilla, con algún que otro tramo un pelín más exigente, pero que no reviste ninguna dificultad.

La ruta comienza en el mismo pueblo de Navaconcejo, es de recorrido circular y tiene una longitud de poco más de 4 kilómetros, que se pueden hacer perfectamente en menos de 2 horas.

Pincha aquí para ver más información sobre esta ruta.

➽ REBOLLAR

Saliendo de Navaconcejo dirección Plasencia, a los pocos kilómetros hay que desviarse por la carretera CC-133, para llegar hasta Rebollar, pequeña localidad de apenas 200 habitantes y situada a las faldas de los Montes de Tras la Sierra.

Rebollar (Extremadura)
Calle típica de Rebollar

Es un pueblo pequeño y entrañable, y que personalmente a nosotros nos encantó. Su distribución y forma está muy condicionada por el terreno. Las grandes pendientes, donde abundan los bancales de cerezos, y las grandes rocas de granito, convierten a Rebollar en un pueblo de calles empinadas y angostas.

La mejor opción es dejarse llevar, perderse por las angostas calles e ir descubriéndolo poco a poco. Nosotros fue lo que hicimos y nos fuimos encantados y con una grata sorpresa.

Una de las partes más interesantes de Rebollar es la zona denominada «Casas del Canchal». Aquí las casas están situadas sobre imponentes moles de granito, y parecen estar desafiando las leyes de la gravedad. Las casas se levantaron así, por falta de terreno en el pueblo, y de esta forma poder ganar todo el espacio posible.

Casas del Canchal en Rebollar (Extremadura)
Casas del Canchal en Rebollar

No te puedes perder:

  • Las Casas del Canchal.
  • Iglesia Parroquial de Santa Catalina, del S. XVII.
  • Callejear e ir descubriendo los muchos rincones con encanto que esconde Rebollar.

➽ EL TORNO

Saliendo del Rebollar por la misma carretera CC-133 (¡Ojo! con esta carretera que es bastante estrecha y con muchas curvas), en apenas 15 minutos (5,5 kilómetros) se llega a El Torno.

La zona ha estado habitada desde la prehistoria, por aquí pasaron vetones, celtas, romanos y árabes. Pero el origen y fundación de la localidad data de asentamientos de montañeses asturleoneses y vizcaínos durante la alta Edad Media.

Vistas privilegiadas en El Torno (Extremadura)
Vistas privilegiadas desde El Torno

El Torno, al igual que Rebollar, se situada a las faldas de los Montes de Tras la Sierra. Es una privilegiada atalaya, ideal para divisar el valle en su totalidad. Te puedes imaginar las vistas espectaculares que se obtienen desde el pueblo (mejores que en Rebollar), de ahí que se le conozca popularmente con el nombre de «El Mirador del Valle».

Abundan las construcciones de piedra, adobe, aleros y solanas, siendo las calles de la parte alta del pueblo donde mejor se pueden ver este tipo de edificaciones.

No te puedes perder:

  • Iglesia de la Virgen de Nuestra Señora de la Piedad, del S. XVI.
  • El Chozo, chozas de piedra (Vaquerizas), construcciones de piedra donde se cobijaban los cabreros y vaqueros de la zona. Se pueden ver en fincas particulares.
  • Mirador de la Memoria.

Mirador de la Memoria:

También conocido como el Mirador del Cancho Rajao. Desde aquí se puede disfrutar de una magnífica panorámica del Valle del Jerte.

Mirador de la Memoria en El Torno
Vista del valle desde el mirador

En el mirador se puede ver la obra escultórica de Francisco Cedenilla dedicada a los olvidados de la Guerra Civil y la dictadura.

Mirador de la Memoria en El Torno
Esculturas de Francisco Cedenilla

Este fue nuestro recorrido por el Valle del Jerte ¿Qué te ha parecido? Esperamos que te haya gustado y te sirva de ayuda para una futura visita a este espectacular valle de Cáceres.

Enlaces relacionados:

Shares