¿Sabías que Badajoz es una de las ciudades más antiguas, y diversas de España? ¿Qué alberga un impresionante patrimonio histórico y cultural, fruto de las diferentes civilizaciones que la han habitado? ¿Qué ofrece una gastronomía variada y deliciosa, basada en los productos de la tierra y el cerdo ibérico? Si quieres descubrir todos estos secretos y más, no te pierdas este artículo, donde te mostramos por qué Badajoz es la ciudad que lo tiene todo.

Badajoz es una ciudad con una larga y rica historia, que se remonta a la época visigoda y musulmana, y que ha sido testigo de numerosos acontecimientos históricos, culturales y diplomáticos.

Situada a orillas del río Guadiana, cerca de la frontera con Portugal, Badajoz es la capital de la provincia más extensa de España y el principal centro económico, comercial y de servicios de Extremadura.

En este artículo, vamos a explorar los principales atractivos turísticos y monumentos de esta ciudad, que combina el legado de su pasado con la modernidad y la innovación de su presente.

Plaza Alta, Badajoz
Plaza Alta

Son muchas las razones por las que nosotros quisimos visitar esta ciudad. A continuación, te indicamos algunas, para darte el empujón definitivo para que visites Badajoz:

  • Su rica historia y una impresionante arquitectura.
  • Su gastronomía única.
  • Su carnaval.
  • Su hospitalidad.
  • Su cultura y arte.
  • Su naturaleza cercana.

En resumen, Badajoz ofrece una mezcla única de historia, cultura y hospitalidad, que harán que te lleves una grata impresión de la ciudad, al igual que ocurrió a nosotros.

Son varios los medios de transporte en los que podrás llegar a Badajoz. Nosotros lo hicimos en coche, y creemos que es lo más cómodo si resides en ciudades como Madrid. Badajoz está bien conectada por carretera. Autovías y carreteras nacionales permiten un acceso fácil desde diferentes direcciones.

De todas formas, a continuación te indicamos los medios de transporte en los que podrás llegar a la ciudad:

Avión: El aeropuerto de Badajoz recibe vuelos de diferentes puntos de España, operados por Iberia (Air Nostrum). Desde el aeropuerto podrás llegar al centro de la ciudad en taxi (son veintidós kilómetros aproximadamente).

Tren: La estación de tren de Badajoz cuenta con varias conexiones ferroviarias, siendo esta una opción cómoda desde diferentes puntos de la geografía española.

Autobús: Varias compañías de autobuses ofrecen servicios hacia Badajoz desde diversas ciudades. La estación de autobuses está ubicada en el centro de la ciudad.

El recorrido que te proponemos a continuación se puede hacer perfectamente a pie. Nos hemos centrado en el casco histórico de la ciudad, el cual se puede recorrer perfectamente caminando.

Aunque puede parecer que Badajoz pasa desapercibida, en comparación con sus vecinas Mérida y Cáceres, ya te adelantamos que es una ciudad que tiene mucho que ver.

A continuación te indicamos los lugares que creemos que son imprescindibles en una visita a la ciudad de Badajoz:

Plaza Alta, Badajoz

Comenzamos este recorrido por Badajoz, por uno de los puntos más conocidos y emblemáticos de la ciudad, la Plaza Alta.

Esta plaza fue centro neurálgico de la ciudad durante mucho tiempo, especialmente cuando la zona de la Alcazaba empezó a quedarse pequeña. Esta plaza destaca también, además de por su historia, por su excelente arquitectura, y de entre todos sus elementos destacan sus arcos, que servían de cobijo a montones de puestos de venta durante los mercados que se celebraban ya desde la Edad Media.

Otros puntos destacados de la plaza son el llamado “Arco mirador de la ciudad”, que es la parte de la plaza con más solera. Y el llamado “Arco del Toril”, situado justo enfrente, en la zona sur, la parte más moderna de todo el conjunto de la plaza.

Plaza Alta, Badajoz
Arco mirador de la ciudad

Pero probablemente, lo que más destaca de la plaza son las Casas Mudéjares y las Casas Coloradas. Las Casas Coloradas habían permanecido mucho tiempo ocultas como consecuencia de la construcción de una serie de viviendas locales que se habían realizado. Se trata de un impresionante edifico mudéjar compuesto de cuatro arcos de herradura, y que en su día albergó el antiguo Ayuntamiento de la ciudad.

Plaza Alta, Badajoz
Casas Coloradas

Sin lugar a dudas el monumento más impresionante de Badajoz. Se sitúa en la parte más elevada de la ciudad, por ello, fue el lugar idóneo para construir este recinto amurallado, que garantizase su defensa. A lo largo de la historia, su función defensiva se mantuvo, conservando la muralla de origen islámico.

Curiosidad:

La ciudad de Batalyaws, la Badajoz de época islámica, estaba rodeada por una muralla. En su interior había otra muralla protegiendo la al-qasbah, la ciudadela, una zona administrativa y de residencia de los gobernantes. Tenía capacidad para albergar una guarnición militar, y reservas suficientes para resistir un prolongado asedio.

En la actualidad la Alcazaba está en gran parte ajardinada, apareciendo dispersas las ruinas de antiguas construcciones. La muralla medieval que rodeaba la ciudad ha desaparecido, mientras que en la Alcazaba se conserva la muralla de época islámica, en su mayor parte construida durante el periodo almohade, S. XII.

No te vayas de la Alcazaba sin visitar los puntos de interés que te nombramos a contiuación:

Puerta del Capitel: Del S. XII, es la puerta principal de la Alcazaba, mediante la que se comunica con el centro de la ciudad. Toma su nombre del capitel que corona el arco de la puerta exterior, procedente del foro romano de Mérida.

Alcazaba, Badajoz

Palacio de los Figueroa: Casa fuerte de origen medieval, fue residencia palaciega de varias familias de la élite de la ciudad, y más tarde almacén de artillería en el S. XVII y cuartel de infantería en el S. XVIII. Hoy en día, alberga el Museo Arqueológico Provincial.

Alcazaba, Badajoz

Torre de los Caballeros: Se edificó tras la conquista cristiana de la ciudad, en el S. XIII.

Torre de los Espantaperros: Se la conoce popularmente con este nombre, por la campana que daba que daba las horas en época moderna. Se trata de una torre albarrana (separada de la muralla) construida durante la ampliación almohade para defender uno de los flancos más desprotegidos de la Alcazaba.

Alcazaba, Badajoz

Torre Vieja: De esta torre destaca la reutilización por los musulmanes de piezas de mármol con decoración escultórica de época visigoda, como en el dintel de la puerta. En esta torre se conserva una antigua puerta de entrada a la zona palaciega de la Alcazaba musulmana.

Puerta del Alpendiz: Originalmente era una puerta directa flanqueada por dos torres semicirculares. En época almohade se transformó, con la construcción de una nueva torre, en una puerta en recodo.

La casa fuerte de Hernán Gómez de Solís: Edificada entre 1465 y 1470, fue el enclave desde el que dominó la ciudad en ese periodo. Sus ruinas se aprovecharon después como polvorín y más recientemente como sala de autopsias del Hospital Militar.

Alcazaba, Badajoz

Restos de la iglesia de Sta. María de Calatrava: En Badajoz, tras la toma de la ciudad en 1230, se estableció la encomienda de las Casas de Calatrava, de la Orden Militar de Alcántara. Se asentó en una de las nuevas iglesias levantadas, que en los textos antiguos se denomina Santa María de los Freyres, junto con las casas adyacentes a la iglesia. Tras estar abandonada durante siglos, se le dio uso militar, como almacén y polvorín, y finalmente como hospital de presos.

Alcazaba, Badajoz

Torre de la iglesia de Sta. María del Castillo: La iglesia de Sta. María del Castillo (S. XIII-XV), la primitiva catedral de Badajoz, fue edificada aprovechando la mezquita palaciega de la Alcazaba. Su torre y parte de la cabecera se conservaron integradas en el edificio del Hospital Militar. Desde aquí se obtienen unas vistas magnificas, tanto de la ciudad, como del río.

Alcazaba, Badajoz

Puerta de la Coracha: Se edificó en época almohade (S. XII), para facilitar un acceso directo y protegido al río, desde el interior de la Alcazaba.

La Galera, Badajoz

Este edificio, que data del S. XVI, ha tenido numerosos usos. Al principio se utilizaba como una cárcel para mujeres. Más tarde, sirvió como ayuntamiento, almacén, escuela y finalmente, desde 1938 hasta 1989, como Museo Arqueológico Provincial.

En su fachada lucen algunos de los más bellos escudos y blasones de la ciudad. La portada procede del antiguo Seminario de San Atón.

Su interior está formado por una gran nave abovedada sobre arquerías y columnas. Algunos de los capiteles son de origen romano y visigodo, reaprovechados de construcciones anteriores.

Actualmente, se encuentra abierto al público, aunque ha estado cerrado durante más de veinticinco años.Desde el interior del edificio se accede a la Torre de Espantaperros.

Jardines de La Galera, Badajoz

Ocupan el espacio contiguo a la muralla de la alcazaba árabe, situado entre la Torre de Espantaperros y el semibaluarte de San Antonio, perteneciente este a la muralla abaluartada construida en el S. XVII.

Su nombre le viene del edificio de La Galera, y destaca el paseo de limoneros y naranjos, y el ejemplar de árbol botella o palo borracho, junto a la entrada de la Galera.

Convento San José, Badajoz
Convento de San José, visto desde la muralla de La Alcazaba

Popularmente llamado de Las Adoratrices. Es de los edificios emblemáticos de la ciudad, un edifico neogótico, surgido hacia finales del S. XVIII, e inspirado en el gótico de la Edad Media. Se sitúa sobre la antigua ermita de San José del siglo XII.

Curiosidad:

Recibe el nombre de San José, el antiguo patrón de la ciudad, conmemorando el día de la conquista de Badajoz por Alfonso IX de León, el 19 de marzo de 1230.
  • Nosotros no pudimos visitarlo, pero seguro que en alguna próxima visita a la ciudad lo volveremos a intentar.

Te recomendamos acceder a la Plaza de Santa María a través de la calle Soto Mancera, y así poder observar el «Arco» que sale del actual edificio de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Badajoz.

Calle Soto Mancera, Badajoz

Esta bonita plaza toma su nombre de la antigua plazuela que se abrió frente a la fachada de la parroquia de Santa María, cuando era capilla del Colegio de los Padres Jesuitas.

Aquí se encuentra la entrada del Museo de la Ciudad y también la iglesia de Santa Catalina o de «Los Padres».

Museo de la Ciudad, Badajoz
Museo de la Ciudad
Iglesia de Santa Catalina, Badajoz
Iglesia de Santa Catalina

La iglesia de Santa Catalina, tiene su origen en el convento bajomedieval de monjas agustinas de Santa Catalina, que fue desocupado en 1623. En 1634, la Compañía de Jesús estableció en el antiguo convento un colegio, que se mantuvo hasta el año 1767. De esta época conserva el nombre popular de «iglesia de los Padres». Tras la expulsión de los jesuitas, en 1769, el templo pasó a albergar la parroquia de Santa María la Real hasta mediados del S. XIX. Hoy en día, alberga un centro cultural.

Puerta de Palmas, Badajoz

La Puerta de Palmas ha sido y es uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad.

Se edifica en el primer cuarto del S. XVI, y en esta época es conocida como Puerta Nueva o del Puente. Su construcción tiene una doble función: defensiva y decorativa.

Curiosidad:

Además de puerta principal de la ciudad, sirve como Arco de Triunfo en honor a Carlos I, por lo que presenta numerosos elementos alegóricos en la fachada, como medallones, gárgolas y el escudo imperial de Carlos I.

La Puerta de Palmas ha sido muy reformada hasta presentar el aspecto que vemos hoy en día. En su fachada interior alberga una capilla, dedicada a Nuestra Señora de los Ángeles. Los cubos de la puerta han sido también prisión militar.

En el interior de la Puerta de Palmas, hay un pequeño Centro de Interpretación con información interesante. Aquí, en otra época, entre otras funciones, se ejercía el control de viajeros.

Curiosidad:

Los viajeros, sometidos a un mayor control, eran los procedentes de Portugal, pues aun en los tiempos de paz se mantenían los recelos entre los habitantes de ambos países. Sus pertenencias eran registradas minuciosamente en busca de mercancías sometidas al pago de aduanas.

Te recomendamos visitar la Puerta por dentro, no te quedes solo con la vista desde fuera. Aparte del centro de interpretación, podrás subir a las torres, a través de una espectacular escalera de caracol. Las vistas del río, el Puente de Palmas, o parte de la ciudad, que se obtienen desde aquí, son maravillosas.

Puerta de Palmas, Badajoz
Puerta de Palmas, Badajoz
  • La entrada es gratuita.
  • Por norma general, la visita hay que reservarla. Nosotros cuando fuimos había puertas abiertas, por coincidir en época navideña.
Puente de Palmas, Badajoz

Este puente fue el primero que se construyó en Badajoz, para el paso entre ambas orillas del Guadiana.

Curiosidad:

Anteriormente, el paso entre orillas se hacía mediante barcas o por los vados existentes en el río.

Fue construido a principios del S. XVI, aunque las destrucciones ocasionadas por las sucesivas riadas del río a lo largo de los siglos han provocado numerosas reformas y reconstrucciones que han cambiado su fisonomía original.

En su origen era un puente alomado, más alto en el centro que en los extremos, que en la margen derecha se situaba justo antes del hornabeque. Contaba con varios rastrillos o verjas para controlar el paso y fiscalizar las mercancías que entraban o salían de la ciudad.

Puente de Palmas, Badajoz

Si recorres toda la longitud del puente llegarás a lo que se conoce como hornabeque.

El hornabeque de la cabeza del puente, es una de las principales obras exteriores de la fortificación de Badajoz. Se construyó a partir de 1658, tras el asedio portugués de ese año. Está formado por un frente abaluartado, con dos semibaluartes y la cortina que los une, prolongándose los flancos para proteger el acceso al puente. Se unía con el Fuerte de San Cristóbal mediante un camino cubierto.

  • Nosotros no pudimos visitar el Fuerte de San Cristóbal, uno de los monumentos imprescindibles de Badajoz, porque estaba cerrado por obras.

En el hornabeque destaca la Puerta de San Vicente, la cual durante más de dos siglos fue una de las principales puertas de acceso a la ciudad y la única en la margen derecha del Guadiana. Permitía acceder al interior del hornabeque por su zona este, y desde aquí al Puente de Palmas. La puerta se construyó hacia mediados del S. XVII.

Otro de los puntos destacados del hornabeque es la Fuente de la Rana, una de las escasas fuentes de agua potable que abastecía a la ciudad, en el pasado.

Semibaluarte de Palmas, Badajoz
Curiosidad:

Un semibaluarte se compone de una cara y un flanco unidos a la muralla, a diferencia de los baluartes, que cuentan con dos caras y dos flancos.

Mirando hacia el río desde la Puerta de Palmas, a tu mano izquierda encontrarás este semibaluarte, uno de los últimos elementos de la fortificación principal de la ciudad, que se proyectó y terminó de construirse ya en pleno S. XVIII. Anteriormente, en 1657, esta zona había sido objeto de un intento de asalto por las tropas portuguesas durante la Guerra de Secesión de Portugal, cuando aún no se había construido la muralla abaluartada y la ciudad estaba defendida por la antigua cerca medieval.

La misión principal de este semibaluarte era proteger, tanto el acceso a la puerta de Palmas, como la cortina y el camino cubierto que se abrían ante el Guadiana. Su interior se conoce, desde principios del S. XX, como el Paseo de las Viudas.

Parque Castelar, Badajoz
Pavo real blanco del parque Castelar

Si continúas paseando una vez pasado el Semibaluarte, a los pocos metros llegarás a este coqueto parque.

Ocupa el huerto del antiguo convento de Santo Domingo. Se decidió su creación por el Ayuntamiento en 1902. De esa época datan las grandes palmeras y el trazado general.

En 1941 se restauró y se conservaron los árboles de mayor porte y se añadieron algunos elementos decorativos.

Te recomendamos recorrer este parque y descubrir el Árbol de los Chupetes, el pavo real blanco o el Árbol Estrella.

  • Es curioso ver por los alrededores del parque, señales advirtiendo de la presencia de los pavos reales.
Parque Castelar, Badajoz
Plaza San Francisco, Badajoz

Se trata del principal parque de la ciudad por su historia, por su ubicación y por su uso. Es por decirlo de otra manera, el centro neuralgico de la ciudad.

Aquí encontrarás quioscos de prensa y música, jardines, cafeterías, zonas para sentarse y hasta un estanque. Ocupa la zona donde estuvo el antiguo convento del mismo nombre, fundado en 1337, y que posteriormente fue sustituido por las instalaciones militares que, a su vez, dieron paso a las modernas e institucionales edificaciones de hoy en día. El paseo inicial es de 1836 y ha superado numerosas reformas, la última de ellas en 1999.

Teatro López de Ayala, Badajoz
Fachada principal del Teatro y delante el monumento a Moreno Nieto

Pegado a la plaza de San Francisco, fue inaugurado el 30 de octubre de 1886. El 14 de agosto de 1936, recién iniciada la Guerra Civil, el edificio sufrió un devastador incendio. Una vez terminada la guerra, el teatro fue rehabilitado, incluyendo una terraza de verano como principal novedad.

Curiosidad:

El paso del tiempo y la falta de inversión llevaron a su cierre en 1983. El edificio se encontraba a punto de ser derribado cuando un grupo de personas del mundo de la cultura se plantaron frente a las excavadoras para evitar la demolición. La iniciativa popular fue finalmente atendida por el ayuntamiento, que paralizó las obras y adquirió el edificio para su rehabilitación.
Hospital Centro Vivo, Badajoz

El Hospital de San Sebastián, también conocido como Hospital Provincial de Badajoz, es un singular edificio situado entre las Plazas de Minayo y San Atón, perteneciente a la Diputación Provincial de Badajoz. Te recomendamos no pasarlo por alto, y visitar todos los espacios habilitados, ya te adelantamos que no te defraudará.

Curiosidad:

El edificio, catalogado en el Plan Especial como «Arquitectura Singular con carácter monumental» y nivel de protección B, está incluido en Inventario del Patrimonio Histórico y Cultural de Extremadura.
Hospital Centro Vivo, Badajoz

Tras la rehabilitación de la primera fase, la planta baja está concebida como un intercambiador urbano, un espacio devuelto a la ciudad que integra programas heterogéneos y dinámicos. Salas y patios polivalentes permiten la facilidad en su uso, generando un tejido dinámico. Con esta finalidad, la reestructuración del edificio está destinada a convertirlo en un espacio activo, un verdadero catalizador de la vida de la ciudad, un edificio híbrido capaz de aglutinar programas distintos, de incorporar más superficie de espacio público y de generar un nuevo corazón de actividad urbana.

Iglesia San Juan Bautista, Badajoz

En la misma plaza donde se encuentra el teatro López de Ayala (Plaza Minayo), se levanta esta bonita iglesia.

Se trata de la capilla, recientemente restaurada para acoger el Sagrario de la Catedral, del viejo convento de observantes de San Francisco, luego ocupado también por los jesuitas durante cierto tiempo. Fue levantada en los inicios del S. XVIII, siendo costeada por el monarca Juan V de Portugal. La iglesia presenta una enorme espacialidad, coronándose mediante una espectacular cúpula de media naranja dispuesta sobre el crucero.

Iglesia de Santo Domingo, Badajoz

Iglesia conventual, correspondiente al gran complejo dominico fundado en 1556 por Gome Hernández de Solís y su mujer Doña Catalina de Silva.

El edificio es de una sola nave, también de gran especialidad, con capillas laterales, de fábrica y decoración sencilla pero majestuosa. Los terrenos del convento resultaron desamortizados en el S. XIX a los que pertenecía el solar de lo que hoy es el Parque de Castelar. Parte de sus dependencias se destinaron en el S. XIX a presidio correccional.

Convento Nª Sª de la Merced, Badajoz

Si accedes al casco histórico por la calle Menacho, lo primero que te vas a encontrar es el convento de Nuestra Señora de la Merced, conocido popularmente como “Las Descalzas”.

La fundación se debió a Fray Simón de Sousa en el S. XIV. Se tienen noticias de que en el último cuarto del S. XVI las Madres Clarisas se encontraban ya en su antiguo convento, situado en lo que hoy es el Hospital Provincial de San Sebastián, hasta que se realiza un cambio de ubicación para albergar allí el citado hospital y marcharse las religiosas a unas casas cerca del Real Convento de San Onofre, entorno a la actual calle Menacho. La sencillez y el clasicismo son dos características que definen la fachada del convento.

La coqueta plaza que se encuentra pegada al convento, es la Plaza de López de Ayala. Aquí se encuentra el bonito edificio de Capitanía General.

Plaza López de Ayala, Badajoz
Plaza Soledad, Badajoz

Desde la plaza de López Ayala, si continuas por la calle Francisco Pizarro, llegarás a una de las zonas que más nos gustan de Badajoz, la Plaza de la Soledad.

Aquí se levantan tres bellos edificios:

Edificio de La Giralda, construido en varias fases entre 1923 y 1933. La Giralda es de estilo historicismo neo-mudéjar. En principio tenía una función residencial y comercial, ya que en sus plantas inferiores se alojaban los almacenes ‘La Giralda’ y en las dos superiores la vivienda del propietario y promotor, Manuel Cancho Moreno.

Edificio de La Giralda, Badajoz

Edificio las Tres Campanas, fue la sede de los almacenes comerciales de la familia Ramallo desde 1899. Este edificio toma su nombre por las campanas del reloj situado en su azotea. En su interior destaca el delicado mobiliario de madera de la época y el ascensor, sucesor del primero que se instaló en la ciudad.

Ermita de la Soledad, la Virgen de la Soledad es la Patrona de la ciudad. La ermita se construyó en dos épocas diferentes. La primera en el año 1664, para albergar la imagen de la Virgen de la Soledad. Debido a los irreparables daños que sufrió en la Guerra de la Independencia, hubo que derruirla para construir un nuevo templo durante el primer tercio del S. XX, en el lugar donde se encuentra actualmente. La inauguración de la nueva ermita tuvo lugar el 17 de julio de 1935.

Plaza Soledad, Badajoz
Ermita de la Soledad y a su lado, el edificio Tres Campanas

La catedral de Badajoz se levanta en la céntrica plaza de España, una de las plazas más bonitas de la ciudad, y una también de las más concurridas.

Catedral de Badajoz
Curiosidad:

Una vez conquistada la ciudad por las tropas de Alfonso IX de León, en el S. XIII, Badajoz se convirtió en sede episcopal y, se iniciaron las obras de construcción de la nueva catedral, con el beneplácito del rey Alfonso X «El Sabio».

De aspecto semejante a fortaleza, la catedral se edificó sobre lo que fuera anteriormente un templo visigodo o mozárabe y aunque casi terminada en el S.XV, no sería definitivamente hasta el S.XVIII.

Contiene hermosas muestras del Gótico, Renacimiento y Barroco. Tiene tres naves y doce capillas de gran valor artístico y el Altar Mayor, con un retablo barroco de madera dorada de Ginés López, del S. XVIII. Destaca también: la cripta, la sacristía y un Claustro del S. XVI, en torno al cual se dispuso el museo catedralicio.

Plaza de Cervantes, Badajoz

Si dejas la catedral por la calle San Blas, vas a llegar a otra de las zonas que nos encantaron de la ciudad, la Plaza de Cervantes.

La plaza de Cervantes ocupa el solar de la antigua iglesia de San Andrés, demolida en el S. XIX. El suelo de la plaza está revestido con un bellísimo adoquinado de tradición portuguesa con motivos geométricos (una autentica preciosidad). En el centro se encuentra una escultura del pintor Zurbarán de 1930 creada por Aurelio Cabrera.

A la plaza dan las fachadas de varios edificios destacados de estilo ecléctico de la primera mitad del siglo pasado, como la casa Puebla o el Hotel Cervantes. También da a la plaza, la Parroquia San Andrés Apóstol, famosa porque se encuentra la imagen de San Judas Tadeo y todos los 28 de cada mes se abarrotada de feligreses, que acuden a pedir favores.

Plaza Cervantes, Badajoz
Casa Puebla
Plaza Cervantes, Badajoz
Hotel Cervantes

¡No te puedes ir de Badajoz sin ver sus espectaculares atardeceres!

  • El mejor lugar, y el que nosotros te recomendamos es desde el Puente de Palmas. La vista del río, con el Puente de la Universidad, primero y el Puente Real, al fondo, es simplemente maravillosa.
Atardecer en Badajoz
Atardecer en Badajoz

¿Sabías que es costumbre en Badajoz salir a desayunar? Pues como dice el refrán «a donde fueres haz lo que vieres», nosotros fue lo que hicimos. Es increible ver todos los bares y cafeterias de la ciudad repletos de pacenses degustando desayunos para todos los gustos. Nosotros repetimos todos los días en la «Cafetería Altai», en una esquina de la Plaza de San Francisco. Aquí te sirven tostas de todo tipo, para que puedas innovar en tus desayunos.

Aunque los puedes comer a todas horas, los churros son un buen desayuno. En Badajoz hay muchas churrerias increibles, pero nosotros te recomendamos la «Churrería a A aaa». Este sitio no sólo es una churrería, ya que en su interior también te vas a encontrar una especia de libreria, donde puedes sentarte a tomar algo mientras ojeas un libro, o puedes también comprarlos, todos cuestan un euro. Esta churrería te la encuentras subiendo a la Plaza Alta, en la calle Moreno Zancudo, 23.

Churrería a A aaa, Badajoz
Churrería a A aaa, Badajoz

Otro lugar por el que tienes que pasar, al menos para visitarlo, aunque seguro que picarás con algo, como nos pasó a nosotros, es por la «Pastelería La Cubana», un templo de la pastelería de toda la vida. Es una pastelería muy típica de Badajoz. No te podemos recomendar una cosa sola, ya que todo está increíble. La vas a encontrar en la calle Francisco Pizarro, 9, en pleno casco histórico.

Pastelería Confitería La Cubana, Badajoz
Pastelería Confitería La Cubana, Badajoz

Para comer, nosotros te recomendamos tapear. Es una de las mejores actividades que se pueden hacer en Badajoz, para poder degustar todos los buenos productos locales. En el casco histórico vas a encontrar un sinfin de locales donde tapear. A continuación te indicamos a los que fuimos nosotros:

Carmen Gastro Bar: Local moderno, pero ubicado en un local antiguo y bonito. Buenas tapas y buena atención. Como hacía buen tiempo, estuvimos en la terraza, y la chica que nos atendió nos trató fenomenalmente. Lo encuentras en la calle San Juan, 3, al lado de la plaza de España y el Ayuntamiento.

Tapería Ajonegro: Aquí degustarás cocina extremeña, mediterránea y europea, además de platos para vegetarianos. Las croquetas un acierto, y también la picanha o el solomillo al ajonegro. Lo encuentras en la plaza de Cervantes, 13.

Para finalizar, te dejamos, en el siguiente mapa, las direcciones exactas de todos los sitios mencionados en este artículo:

Esto ha sido todo ¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Incluirías Badajoz en un recorrido por Extremadura? Esperamos que con este artículo te hayas podido hacer una pequeña idea sobre cómo es esta bonita ciudad.

¡Déjanos tu opinión en los comentarios!

Shares