¿Estás pensando en una escapada a algún lugar que tenga un rico patrimonio histórico, y que, además, esté en un entorno natural privilegiado? No lo pienses más, en este artículo te vamos a descubrir ese lugar: la antigua, histórica y acogedora villa de Ágreda.

Curiosidad:

Hay distintas interpretaciones en torno al nombre de Ágreda. La mítica y romántica dice que, provendría del nombre de Agripina, amante de Hércules, para la que edificó la villa. Esta interpretación viene enlazada con el mito que dice que Hércules, tras habérsele robado unos bueyes, recluyó a Caco en una cueva con una gran piedra, que resultó ser el Moncayo.
Otra interpretación, y la más lógica, fiable e histórica, es la que dice que proviene del antiguo nombre celtíbero de Arekoratas, que evolucionó a Aregrada y finalmente a Ágreda.
Ágreda
Una de las imágenes más icónicas de Ágreda, la Puerta de Felipe II y el Palacio de los Castejón

La villa está situada en un lugar antaño estratégico, entre la depresión del Ebro y la meseta castellana, de ahí, que ya desde siglos atrás, Ágreda fuese un lugar de paso de culturas y civilizaciones. También ofrece un paso inmejorable en el sistema Ibérico, bordeando el Moncayo, por lo que la hace una magnífica puerta de entrada al macizo.

La localidad estuvo conformada por cuatro recintos amurallados a los que se accedía por sus correspondientes puertas, de las que todavía se pueden ver algunas de ellas.

Estos cuatro recintos se fueron levantando de forma independiente, a medida que la población crecía. Tres de estos recintos o barrios, estaban ocupados por cristianos y judíos, y el cuarto se correspondía con el barrio morisco o morería, que hoy se sabe era el más antiguo.

Ágreda medieval
Maqueta del Centro de Interpretación, de la Ágreda antigua, donde se ven los cuatro recintos

Ágreda era y es conocida como la Villa de las Tres Culturas, ya que aquí convivieron cristianos, judíos y musulmanes.

  • Los cristianos eran la población más numerosa y como ya te hemos dicho, se agrupaban en tres recintos amurallados diferentes: La Peña, San Miguel y San Juan, con sus propias iglesias, y en torno a otras tres parroquias.
  • En Ágreda, los judíos carecieron de una aljama (barrio musulmán o judío) separada del resto de la población cristiana, mezclándose con ella, sobre todo en los recintos de La Peña y San Miguel, y más concretamente cerca de la Sinagoga.
  • Por último, la morería, es uno de los pocos casos con recinto propio en el reino de Castilla. Llegó a contar con una población de seiscientas personas, siendo una de las diez aljamas mudéjares más voluminosas de la Corona castellana.

Ágreda también fue objeto de disputas en repetidas ocasiones y durante varios siglos entre los reinos de Castilla, Navarra y Aragón, especialmente en la época de Pedro I el cruel. Esto hace que surja su reconocida condición de ciudad frontera.

Curiosidad:

A los agredanos se les identifica con el apelativo de «rayanos», por haber sido habitantes de «la raya», la muga, la frontera.

Hoy en día, Ágreda es un lugar acogedor para el visitante, una villa con mucha vitalidad y activa, donde, gracias a que aquí convivieron varias culturas, destaca sobre todo su rico patrimonio histórico. El casco urbano conserva ese toque multicultural, con callejuelas laberínticas y con rincones con mucho encanto, y a la vez mucha historia.

Curiosidad:

Gracias a este rico patrimonio histórico, Ágreda está declarado Conjunto Histórico-Artístico y Bien de Interés Cultural.

Si has llegado hasta aquí, sigue leyendo para descubrir todo lo que esconde esta histórica y bonita villa soriana ¡Ya te advertimos que nosotros nos fuimos encantados y con ganas de volver!

Palacio de los Castejón, Ágreda
Entrada principal al Palacio de los Castejón

Ágreda es una villa vibrante con mucho que ofrecer al visitante. A continuación te contamos alguna de las razones por las que te recomendamos visitar esta localidad:

  • Su rico patrimonio histórico: Ágreda cuenta con un gran patrimonio histórico, legado de la convivencia de cristianos, judíos y musulmanes.
  • Su Semana Santa: Si te coincide visitar la localidad durante la Semana Santa, el Viernes Santo de Ágreda es, sin duda, el que más peculiaridades presenta de toda la provincia de Soria. Está dotado de elementos propios que por sí solos definen un espíritu popular, cultural y religioso único, siendo el más importante la presencia de la cofradía de la Vera Cruz. La celebración del Viernes Santo está declarada Fiesta de Interés Turístico Regional.
  • Sus festividades: En Ágreda destacan las fiestas en honor a la Virgen de los Milagros, patrona de la localidad (sábado siguiente al Corpus Christi). Las más bulliciosas son las de San Miguel (28 septiembre). Y su carnaval, que se celebra durante cuatro días: Jueves del Tío Chinchilla, Viernes de los Zarrones, Sábado y Domingo del Entierro de la Sardina.
  • Su gastronomía: Imposible no hacer referencia, a la hora de hablar de las razones para visitar Ágreda, a su gastronomía. El cardo rojo, sus embutidos, el bacalao, los langartos o las rosquillas huecas, son platos que no puedes dejar de probar en una visita a esta localidad.
  • La Sierra del Moncayo: Una de las razones para visitar Ágreda debe ser el Moncayo. Muchas son las zonas y paseos que podrás recorrer. La diferencia altitudinal, la climatología y la abundancia de agua, hacen que exista una gran diversidad de paisajes.
Moncayo
Vista del Moncayo aún con neveros cerca de su cima

El acceso a Ágreda puede llevarse a cabo desde cualquier punto de la red española de carreteras, ya que la N-121 pasa por la localidad, partiendo de Soria capital.

Asimismo, desde la próxima localidad de Ólvega y a través de la carretera C-101, se puede conectar con la N-234, llegando a Calatayud, donde poder coger la autovía A-2.

Ágreda cuenta además con servicio diario de autobús (ALSA), de línea regular, que conecta con Soria capital.

Como te decíamos antes, Ágreda es una villa llena de historia y cultura, que cuenta con un imponente patrimonio. Su casco histórico, es sin duda, uno de los que más encanto tiene y mejor conservados de la provincia de Soria.

Perderse recorriendo sus estrechas y laberínticas callejuelas, es algo que te recomendamos. Cada rincón o cada esquina esconden algún secreto o un lugar encantador ¡Descubrirás antiguas casonas, palacetes, casas de la típica arquitectura tradicional de clara influencia aragonesa!

Calle Sebastián Logroño, Ágreda
Calle Sebastián Logroño, con la Puerta de los Pilares al fondo

No dejes de pasear por calles tan llenas de historia como la calle Venerable, de la que se cree que fue la calle Mayor o principal de Ágreda durante buena parte de la Edad Media, o la calle Mesones, nombre que recuerda que aquí existieron durante años las casas de comidas y posadas.

Recorre, también, la calle Sebastián Logroño, y cruza la Puerta de los Pilares dirección la Plaza de San Miguel. Por último, pasea por la calle Ancha, donde varias fachadas armadas con escudos, nos dan a entender la de muchas familias ennoblecidas habitaban la villa. Además, aquí te proponemos un juego, descubrir donde está el escudo que se considera más antiguo de Ágreda.

Escudo más antiguo de Ágreda
Imagen del escudo considerado más antiguo de Ágreda
  • Ya te advertimos que gracias a este rico patrimonio y su proximidad al Moncayo, un solo día de visita se te va a hacer corto, y probablemente te dejarás muchos lugares interesantes sin ver. Lo ideal es dedicarle dos días, un fin de semana, es lo perfecto. Nosotros, por ejemplo, visitamos Ágreda durante un fin de semana.

A continuación te mostramos todo lo que vimos e hicimos durante dos días en Ágreda:

Plaza Mayor de Ágreda
Plaza Mayor de Ágreda

Comenzamos la visita a la villa de Ágreda, por el que, sin duda, es el centro neurálgico del casco histórico, ya que, es lugar tradicional de encuentro y de esparcimiento de los agredanos.

  • Nosotros creemos que es el mejor punto de partida para visitar todo el patrimonio que esconde la villa.
Curiosidad:

El lugar que ocupa la Plaza Mayor, le fue «robado» al río Queiles, que hoy en día discurre por debajo de ella.
A mediados del S. XVI, y al unificarse el casco urbano de la localidad, se cubrió la rambla del cauce del río con un túnel, y que hoy en día todavía se puede ver.

El edificio más importante que te vas a encontrar en la Plaza Mayor, es el Palacio Municipal o Ayuntamiento. Construido en estilo renacentista, destacan su fachada principal, y un bonito porticado situado en uno de los laterales. En la actualidad la Oficina de Información Turística ocupa uno de los bajos que dan a la Plaza Mayor.

Ayuntamiento de Ágreda
Fachada principal del Ayuntamiento
Ayuntamiento de Ágreda
Zona porticada del Ayuntamiento

Si dejas la Plaza Mayor por la calle Vicente y Tutor, justo la opuesta al Ayuntamiento, a los pocos metros llegarás a lo que queda de la antigua sinagoga.

La sinagoga data de la segunda mitad del S. XII, y comenzó siendo una iglesia románica dedicada a Santo Domingo. Pasados los años se convirtió en el edificio religioso de la población hebrea de Ágreda, durante la Edad Media, hasta el año 1492.

Sinagoga de Ágreda
Interior de la antigua sinagoga, hoy un restaurante
Curiosidad:

Hoy en día en el edificio de la antigua sinagoga se ubica un restaurante, merece la pena entrar aunque solo sea para ver su interior.
Puerta de Felipe II, Ágreda

Siguiendo calle abajo, desde la Sinagoga, se llega a uno de los puntos con más encanto de Ágreda, el lugar donde se ubica la bonita Puerta de Felipe II, construida en el año 1573, para control de posibles revueltas moriscas, y como complemento al recién edificado Palacio de los Castejón, y que a su vez hacía de puerta de entrada al Barrio Moro, del que te hablaremos más adelante.

Curiosidad:

En el exterior de la puerta, sobre la inscripción, se puede apreciar el escudo de los Austrias, sobre el que cuelga la Orden del Toisón de Oro, y sobre él, tres merlones.

Pegado a la Puerta de Felipe II, y subiendo por la calle los Pilares, se llega a la entrada principal de una de las visitas imprescindibles de Ágreda, el Palacio de los Castejón.

Palacio de los Castejón, Ágreda
Palacio de los Castejón

Construido, en estilo renacentista herreriano a finales del S. XVI, en un talud situado entre el barrio de San Miguel y el barrio moro, y sobre lo que fueron los talleres de los artesanos musulmanes.

Está compuesto por dos plantas palaciegas, un patio de columnas y dos torres hermanas, y para salvar el desnivel natural de la zona, se construyeron dos plantas de sótano, antiguamente utilizadas como mazmorras.

Mazmorras del Palacio de los Castejón, Ágreda
Mazmorras del Palacio

La escalera que da acceso a la galería superior, se encuentra cubierta por una magnífica cúpula de estilo florentino. El edificio fue restaurado en 1980 y actualmente acoge varios servicios municipales.

Curiosidad:

Gracias al uso de ese espacio libre en el urbanismo agradeño, y a la construcción de un gran muro de contención, se trata de uno de los pocos casos de palacio con jardín en la Castilla del S. XVI.

La joya escondida del Palacio de los Castejón es su Jardín Renacentista. Éste está dividido en dos partes, una renacentista y otra barroca, y en ellas se pueden apreciar parterres de nudos, un teatro vegetal, un jardín de hierbas, y hasta un curioso reloj astronómico. En total, más de doscientas plantas de la época para tratamientos medicinales, usos aromáticos, ornamentales o culinarios.

Jardín renacentista, Ágreda
Vista del Jardín renacentista desde una de las torres del Palacio
Jardín renacentista, Ágreda
Jardín renacentista

El jardín, que hoy podemos visitar, es una recreación llevada a cabo después de complejos estudios históricos, espaciales y arqueológicos, y fue merecedor, en el año 2003, del premio al «Mejor Jardín Histórico», por la Sociedad de Amigos del Real Jardín Botánico.

  • La entrada al Palacio y sus jardines es gratuita.
  • Consulta en la Oficina de Información Turística, el horario y posibles visitar a las mazmorras y los torreones.
  • Para nosotros otra de las visitas imprescindibles de Ágreda.

Como ya te contábamos antes, el Barrio Moro se caracterizó por ser uno de los pocos casos de morería con recinto propio dentro del reino de Castilla, siendo una de las medinas más antiguas conservadas en España. Llegó a contar con una población estimada de seiscientas personas, siendo una de las diez aljamas mudéjares más grandes de la Corona de Castilla. La principal actividad de sus habitantes fue la industria artesanal, la herrería, la textil, la de curtidos y la alfarera.

Barrio moro, Ágreda
Barrio Moro
Curiosidad:

Alrededor del año 1610, los moriscos fueron expulsados por Felipe III, y el Barrio Moro de Ágreda pasó a denominarse la «Villanueva».

Como te decíamos, el Barrio Moro contó con su propio recinto o muralla. De esta muralla, la más antigua de las cuatro que existian en Ágreda, una por cada barrio, se conservan importantes vestigios, como parte del paramento, o dos de sus bellas puertas, las conocidas como Puerta Árabe Emiral y la Puerta Árabe del Agua.

La Puerta Árabe Emiral, para alguno Califal, también conocida como Puerta del Cementerio, por estar situada frente a la colina que, extramuros, sirvió de necrópolis. Esta puerta, sin duda la mejor conservada, data de la época emiral, ss. VIII y IX, y desde ella se daba acceso a la medina árabe.

Puerta Emiral, Ágreda
Puerta Emiral
Puerta del Agua, Ágreda
Puerta del Agua

La Puerta Árabe del Agua, recibía este nombre porque junto a la misma se localizaba un aljibe. Data de finales del S. VIII y comienzos del S. IX. A través de esta puerta se accedía a la alcazaba.

Curiosidad:

Después de estar escondida durante muchos años entre maleza y escombros, fue descubierta por un grupo de escolares en el año 1987. Gracias a este descubrimiento recibieron el premio especial de la Dirección General de Bellas Artes.

No muy lejos de la Puerta Árabe Emiral, está la antigua Fuente Árabe, de la que hoy en día sigue manando agua, y que bien merece una visita. Desde aquí se accede también, a las Huertas de Ágreda, que están plantadas sobre bancales del terreno, y donde en su origen también se distingue una clara reminiscencia morisca.

Fuente Árabe, Ágreda
Fuente árabe
Huertas árabes, Ágreda
Huertas árabes

Justo pegada a la Puerta Árabe del Agua, casi apoyada en ella, está la Ermita del barrio o de Nuestra Señora de los Desamparados, un modesto edificio sacro del S. XVI, edificado sobre el solar de la que fuese casa del zapatero morisco converso Juan Medrano.

Ermita del barrio, Ágreda
Ermita del Barrio
Curiosidad:

Juan Medrano era un zapatero morisco converso, y según cuenta la tradición fue convertido definitivamente por la Virgen de los Milagros, patrona de Ágreda, después de descubrilo trabajando el día del Corpus Christi.

Siguiendo el paseo por el Barrio Moro, desde la Puerta Árabe del Agua o desde la Ermita del Barrio, verás un imponente torreón, que domina el barranco de la Muela. Es el Torreón de la Muela o de la Mota, también conocido como Castillo de la Muela, fue construido por los cristianos tras la reconquista, entre el S. XIII y el S. XIV, sobre los restos de la antigua alcazaba árabe de Ágreda, de la que hoy en día no queda rasto alguno.

Torreón de la Muela, Ágreda
  • Consulta en la Oficina de Información Turística, el horario de visita del torreón.

No te vayas del Barrio Moro sin visitar el Centro de Interpretación de Ágreda, en la calle Mezquitas. Aquí podrás seguir un recorrido por la historia de Ágreda, desde la ocupación árabe de los ss. VIII o IX, hasta la actualidad.

También se puede ver la reproducción de un taller de cerámica árabe, con un horno original encontrado en los trabajos de excavación y restos de cerámica.

Centro de Interpretación, Ágreda

Incluso podrás ver audiovisuales, maquetas y paneles explicativos que narran la historia y evolución de la ciudad. Un recorrido virtual que permite viajar en el tiempo, del primitivo recinto de murallas islámicas de la Alta Edad Media a la población actual a través de las calles y monumentos de la localidad.

Centro de Interpretación, Ágreda
Entrada al Centro de Interpretación
  • Consulta en la Oficina de Información Turística, el horario de visita, o en el teléfono 976 19 27 14.

Saliendo del Barrio Moro por la Puerta de Felipe II, y dejando el Palacio de los Castejón a la espalda, se llega a la curiosa Plaza de San Miguel, antaño la más importante de Ágreda, hasta la construcción de la Plaza Mayor.

Plaza de San Miguel, Ágreda
Plaza de San Miguel

Aquí se celebraban los mercados, por eso es también conocida como Plaza del Mercadal, y los festejos taurinos, en honor del patrono de la villa, San Miguel, de ahí la curiosa forma circular de la plaza, que recuerda tanto a un albero. En la actualidad, todos los sábados se celebra aquí el mercado semanal.

En esta plaza también se encontraba el edificio de la Alhóndiga, que era un establecimiento en donde se vendía, compraba e incluso se almacenaba grano, y cuyo fin era socorrer a los vecinos y principalmente a los labradores en épocas de escasez.

El edificio más importante de la plaza, es la majestuosa iglesia de San Miguel, una de las más antiguas de la villa, y una de las tres parroquias medievales y, probablemente, la más importante durante toda la Edad Media.

Curiosidad:

En el atrio de la iglesia se celebraban las reuniones del Concejo de la Villa y Tierra de Ágreda durante toda la Edad Media, hasta la construcción del actual Ayuntamiento, de ahí la gran importancia de esta iglesia.
Iglesia de San Miguel, Ágreda
Iglesia de San Miguel

Del exterior de la iglesa destaca la torre almenada-campanario, del S. XII y de estilo románico. En su interior destaca el retablo mayor, en estilo renacentista plateresco, dedicado al santo titular de la iglesia, y el sepulcro en alabastro policromado, de García Hernández de Carrascón, protomédico del Papa Adriano VI y mecenas del retablo.

  • Consulta en la Oficina de Información Turística, el horario de visita.
Convento de las MM. Concepcionistas, Ágreda
Exterior del Convento

Partiendo, calle arriba, desde la Plaza de San Miguel, por la calle Concepción se llega al convento conocido también como de la Purísima Concepción.

Es una imponente fábrica conventual que se estructura de acuerdo a los cánones de este tipo de edificaciones religiosas. Fue construido por Sor María de Jesús entre 1627 y 1633, y del que fue abadesa hasta su muerte. La pequeña iglesia barroca guarda el cuerpo incorrupto de Sor María de Jesús.

Convento de las MM. Concepcionistas, Ágreda
Lugar donde se encuentra el cuerpo incorrupto de Sor María de Jesús
Curiosidad:

Sor María de Jesús de Ágreda fue una mujer para la historia de las que rara vez producen los siglos, una da las grandes figuras del S. XVII, el llamado Siglo de Oro.
Esta mujer humilde, sencilla y de escasos estudios, llegaría a ser con el tiempo:
– Mística, ya que sus primeros años de religiosa se ven marcados por fenómenos religioso-místicos paranormales: éxtasis, raptos, ingravidez, etc.
– Evangeliadora, mediante el don de la bilocación. Sor María de Jesús se hizo presente en, al menos, quinientas ocasiones en los territorios de Nuevo México, Texas y Arizona. Allí era conocida como «La Dama Azul».
– Escritora del Siglo de Oro, está considerada como una de las primeras escritoras españolas, ya que, en esa época no era nada usual. Su obra cumbre es la «Mística Ciudad de Dios».
– Consejera del rey Felipe IV, después de que el rey cesase al Conde-Duque de Olivares, se inició una correspondencia entre el rey y Sor María que duró unos veintidós años. Sor María le aconsejaba sobre política, religión, asuntos familiares, o incluso militares.

Aparte de la iglesia barroca, también se puede visitar un pequeño museo de la vida y obra de Sor María de Jesús.

Casa natal de Sor María de Jesús, Ágreda
Fachada de la casa natal de Sor María de Jesús, en la calle Agustinas

Si vuelves de nuevo a la Plaza de San Miguel, y esta vez la dejas por la calle Agustinas, a los pocos metros, a tu izquierda, fíjate en una gran casa con las contras de las ventanas de color verde, y una pequeña placa en la fachada. Es la casa donde nació y vivió Sor María de Jesús. Aquí además, Sor María de Jesús, junto con su madre y hermanas, fundó el primer convento de la Purísima Concepción.

Hoy en día la casa permanece cerrada y no se puede visitar, pero merece la pena acercarse hasta aquí para ver el lugar de nacimiento de Sor María de Jesús.

Monasterio/Convento de la MM. Agustinas Recoletas, Ágreda
Fachada principal del convento

También conocido como Monasterio de La Asunción, te lo vas a encontrar casi enfrente de la casa natal de Sor María de Jesús.

Este convento fue fundado por la marquesa de Falces en el S. XVII, en un palacio gótico perteneciente a la familia de los Castejón.

Hoy en día, solo se puede ver por fuera, ya que permanece cerrado desde hace varios años. Destaca su fachada principal, donde llama la atención la bonita portada de arco conopial, sobre el que se instala el escudo de armas del marqués de Velamazán.

Si continuas por la calle Agustinas y giras por la calle Ancha, a los pocos minutos llegarás hasta este imponente Torreón del Tirador.

Torreón del Tirador, Ágreda

Estarás delante de uno de los tres torreones defensivos medievales de Ágreda, y donde podrás apreciar parte del sistema de murallas de la villa, que como te decíamos antes, estaba compuesto por cuatro recintos amurallados diferentes.

Este torreón se llama así porque albergaba, en su costado, el Juego de Pelota, una solución defensiva y urbanística única en Castilla y León, puesto que esta torre albarrana tiene dos puertas adosadas: la Puerta de Almazán y la Puerta de Santiago

La Puerta de Almazán, daba acceso al recinto de San Miguel y la Puerta de Santiago, lo daba al de Nuestra Señora de la Peña.

Si dejas el Torreón del Tirador por la calle Castejón, a lo pocos metros llegarás a lo que antiguamente fue la iglesia de Nuestra Señora de Yanguas o de San Martín, ya que, en origen se consagró a San Martín y, posteriormente, se cambió su advocación por la de Nuestra Señora de Yanguas, porque fueron los lugareños de esa población (un pueblo situado al norte de la provincia de Soria) los que repoblaron el Barrio de la Peña, donde se ubica la iglesia.

Iglesia de Yanguas, Ágreda
Antigua Iglesia de Nta. Sña. de Yanguas tras la remodelación
Ágreda
Puerta con arco conopial

La iglesia se construyó en el S. XVI, y hoy en día solo se conserva el ábside cubierto con bóveda de crucería. La iglesia fue abandonada cuando se trasladó el culto de la Virgen de los Milagros a la iglesia del convento de San Agustín. Después de muchos años de abandono, en la actualidad está siendo restaurada por el Ayuntamiento.

Casi pegado a la antigua iglesia de Nuestra Señora de Yanguas, en la Plaza de los Castejón, podrás ver una bella fachada de otro palacio del S. XV, cuya puerta de ingreso conserva un bonito arco conopial con el escudo de la familia enmarcado por alfiz y un ventanal de honor con ajimez (ventana arqueada, dividida en el centro por una columna) y pabellón calado.

Iglesia de la Peña, Ágreda

Dejando atrás la iglesia de Nuestra Señora de Yanguas por la travesía de Esopo, en poco más de dos minutos llegarás a la iglesia de la Peña. Templo de origen románico, consagrado en 1193, y cuño nombre le viene dado, ya que se ubicó sobre un promontorio rocoso.

Curiosidad:

El 6 de febrero de 1221 se celebró la boda de doña Leonor, hija de Alfonso VIII de Castilla, con el futuro rey, Jaime I de Aragón, «el Conquistador».

Del exterior llama la atención su portada románica de cuatro arquivoltas decoradas con cenefas de trenzas, ondas y roleos sobre jambas con impostas sencillas. Aunque lo más curioso de esta iglesia es su planta de dos naves de desigual anchura, cubiertas con bóveda de cañón.

Iglesia de la Peña
Vista de la portada románica de cuatro arquivoltas

Desde el año 2002, alberga en su interior el Museo de Arte Sacro, primer museo de este tipo en Castilla y León. En el que podrás admirar una importante colección de obras de arte religioso pertenecientes a esta iglesia y a las parroquias de Nuestra Señora de los Milagros y de San Miguel Arcángel.

Museo de Arte Sacro, Ágreda
Retablo de la Virgen de la Peña S. XVIII
Museo de Arte Sacro, Ágreda
Retablo de San Juan Evangelista S. XV
Museo de Arte Sacro, Ágreda

¡Para nosotros, este museo, es también un imprescindible de Ágreda!

  • Consulta en la Oficina de Información Turística, el horario de visita.

Una vez sales de la iglesia de la Peña, dirígete de nuevo a la Plaza Mayor, recorriendo la calle Sebastián Logroño. Ya en la Plaza Mayor, si quieres, puedes aprovechar para hacer un alto en el camino y tomarte algo en una de las muchas terrazas que pueblan la plaza.

Basílica de la Virgen de los Milagros, Ágreda

Casi compartiendo espacio con la Plaza Mayor se levanta una imponente iglesia, la Basílica de Nuestra Señora de los Milagros. Está dedicada a la Virgen de los Milagros, Patrona de la Tierra de Ágreda.

Curiosidad:

Cuenta la tradición que la imagen de la virgen fue encontrada por unos pastores de Yanguas, después de una riada en tierras extremeñas, y que los cuales se la entregaron a su señor, de la familia Castejón, y éste, posteriormente, la entronizó en la iglesia de San Martín.

Esta basílica, formó parte del antiguo convento de los Agustinos Calzados, de mediados del S. XVI, y del que todavía se aprecian algunos muros en parte de la fachada de la basílica.

La basílica fue construida casi con proporciones catedralicias, destacando las grandes dimensiones de su frontispicio (fachada o delantera), sustentado por sólidos contrafuertes, que a su vez ejercen como torres gemelas.

En su interior cobija la imagen de Nuestra Señora de los Milagros, una importante pieza gótica. Dentro, también podemos encontrar  dos espectaculares retablos góticos del S.XV de la escuela aragonesa y castellana, dedicados a San Lorenzo y San Vicente Mártir.

Antes de salir del interior de la basílica, fíjate en una pequeña imagen junto a una placa. Es la imagen del zapatero morisco converso Juan Medrano, del que te hablamos anteriormente.

Basílica de la Virgen de los Milagros, Ágreda

En uno de los laterales de la basílica se encuentra la Plaza del Patronazgo, inaugurada en el año 2021. Esta plaza es curiosa porque en ella podrás ver diecisiete imágenes de la Patrona, que representan las advocaciones que se veneran en los diecisiete pueblos que componen el Patronazgo agredeño.

Plaza del Patronazgo, Ágreda

A escasos metros de la Basílica de Nuestra Señora de los Milagros, en la plaza de Magaña, se ubica la iglesia de Nuestra Señora de Magaña. Fundada por las gentes, que siendo oriundas del pueblo soriano de Magaña, vinieron a repoblar Ágreda.

Iglesia de Nta. Sña. de Magaña, Ágreda
  • Hoy en día está clausurada al culto, ya que, en 1987 se declaró un incendio, que casi la dejó en estado de ruina.

Desde la iglesia de Nuestra Señora de Magaña, toca caminar alrededor de cinco minutos para llegar hasta el Torreón de los Costoya.

Torreón de los Costoya, Ágreda

Se trata de un torreón de planta cuadrada, y gracias a él, nos podemos imaginar como estuvo protegida Ágreda por un fuerte recinto amurallado, dominado por estas potentes torres almenadas.

Curiosidad:

El nombre que recibe el torreón, da a entender que próximo a él se localizaba la picota o el royo jurisdiccional de la villa.

Vuelve hacia la Plaza Mayor, para llegar hasta la iglesia de San Juan, otra de las tres parroquias medievales de Ágreda. Por el camino pasarás por la Puerta de Añavieja, sobre la que se asienta una pintoresca vivienda, y desde la cual salía el camino que llevaba a esa localidad.

Puerta de Añavieja, Ágreda

La iglesia de San Juan es un templo gótico edificado en el S. XVI, que conserva la portada románica de su anterior construcción. Su interior ofrece una completa colección de obras de los estilos: gótico, plateresco y barroco.

En su exterior, y relacionado con los primitivos orígenes alto medievales de la iglesia, podrás ver una necrópolis de tumbas antropomorfas excavadas en la roca, y que datan entre el S. IX-X al S. XIV.

Iglesia de San Juan, Ágreda
Exterior de la iglesia de San Juan, donde se pueden ver los restos de la necrópolis
Curiosidad:

En la actualidad la iglesia de San Juan acoge todos los pasos procesionales del Viernes Santo, declarado de Interés Turístico Regional, siendo sede de la Cofradía de la Vera Cruz.

Desde la iglesia de San Juan, en pocos minutos podrás llegar hasta la Plaza de Puente Caña, donde se localiza el antiguo puente que le dio nombre y desde donde podrás recorrer el conocido espacio agredano del Paseo de Invierno.

Paseo de Invierno, Ágreda
Paseo de invierno visto desde el puente Caña

El paseo discurre paralelo al río Queiles, antes de que se introduzca bajo tierra para atravesar subterráneamente la Plaza Mayor.

Uno de los puntos más destacados de este paseo, es una espectacular bóveda de unos cuarenta y cinco metros de longitud que sustenta el Jardín Barroco del Palacio de los Marqueses de Paredes, otro bonito rincón, que actualmente está pendiente de remodelación y posible recuperación.

Otro lugar destacado de Ágreda y que tienes que visitar, es el Parque de la Dehesa, uno de los parajes ajardinados más acogedores de la localidad.

Curiosidad:

Mucha gente cree que este lugar fue una antigua propiedad templaría, aunque los documentos se refieren a ella como «dehesa boyal», lugar donde los vecinos sueltan o apacientan su ganado.

Te recomendamos recorrer su gran Paseo, presidido por centenarios castaños de indias, que forman la mayor alineación, de este tipo de castaños, de toda Europa. Deja atrás el Templete de música y sigue el paseo hasta llegar a la Fuente Sulfurosa, que merece una visita y te animamos a probar sus aguas, aunque te tengas que tapar la nariz, debido al olor a huevo podrido, provocado por el gas sulfhídrico.

Parque de la Dehesa, Ágreda
Paseo de los castaños de indias y al fondo el templete
Parque de la Dehesa, Fuente Sulfurosa, Ágreda
Fuente sulfurosa

Continua unos metros más adelante, para llegar hasta los merenderos y el parking de autocaravanas, un parking en una ubicación envidiable, a la sombra de los árboles y muy bien equipado.

En la zona del parking de autocaravanas, no dejes de ver los manantiales de Los Ojillos, llamados así por su forma redondeada. Estos manantiales son el punto de partida de la corriente de agua que da lugar al río Queiles. Aunque el nacimiento se sitúa más arriba, en Ólvega.

Parque de la Dehesa, Parking Autocaravanas, Ágreda
Parque de la Dehesa, Ágreda
Vista de uno de los manantiales de Los Ojillos

Una de las actividades que se pueden hacer en la villa, es recorrer el agradable Paseo de los Molinos, recientemente acondionado, y que recibe este nombre por los pequeños molinos y aceñas que se instalaban en el curso del río Queiles, y que por este tortuoso paraje abandona el núcleo urbano de Ágreda.

Paso de los Molinos, Ágreda
Arco moro, Inicio del paso de los Molinos

El recorrido se inicia en un arco moro, próximo a la Puerta de Felipe II. Desde aquí se desciende por un agreste cañón que forma el curso del río.

Otra de las mejores actividades que se pueden hacer en Ágreda es visitar los numerosos miradores que hay por toda la localidad. Desde ellos podrás obtener perspectivas diferentes de la villa y quedar pasmado con los bonitos paisajes, con el fondo del Moncayo. A continuación te nombramos alguno de estos miradores:

  • Mirador de la Carretera Vozmediano: Desde este mirador se ve todo el pueblo de Ágreda. Es la postal más típica y más conocida. La mejor opción es llegar en coche.
Mirador Carretera Vozmediano, Ágreda
  • Mirador del Cerro de la Coronación: A este mirador se puede acceder caminando perfectamente. La subida se hace fácil y el premio que se obtiene es una inmejorable vista de Ágreda y de la zona del Moncayo. En lo alto del cerro se ubica la imagen de la Virgen de los Milagros, un monumento de más de diez metros de altura, y que es visible desde buena parte de la localidad.
Mirador Cerro de la Coronación, Ágreda
Cerro de la Coronación, Ágreda
  • Mirador de la Travesía del Castillo: A escasos metros del Torreón de los Costoya, salvando la fuerte pendiente de la Travesía del Castillo, casi al final, se obtiene una perspectiva diferente de Ágreda con el Moncayo al fondo. La verdad, es que merece la pena llegar hasta aquí.
Mirador de la Travesía del Castillo, Ágreda
  • Mirador del Barrio Moro: Justo enfrente de la Puerta Árabe Emiral, hay un esplendido mirador, con unas geniales vistas de las huertas árabes y de fondo el Moncayo.
Mirador del Barrio Moro, Ágreda

Alrededor de Ágreda tienes infinidad de lugares y actividades, pero nosotros nos vamos a centrar en la zona de la Sierra del Moncayo.

Cartel del Moncayo, Ágreda
Curiosidad:

La Sierra del Moncayo supone un macizo montañoso de unos veinticinco kilómetros de largo por ocho de ancho y, a su vez, crea una frontera natural entre Soria y Zaragoza, o Castilla y Aragón.
Cuenta con el pico más alto de todo el Sistema Ibérico, el pico San Miguel, con 2.316 metros.

Gracias a la proximidad con Ágreda, se pueden hacer muchas rutas o senderos, que te van a ayudar a conocer mejor el Moncayo agradeño.

Desde Ágreda te puedes acercar a la pedanía de Aldehuela de Ágreda, a poco más de diez minutos en coche, y desde aquí realizar la ruta «Sendero del Hayedo del Moncayo (PRC-SO 79)», una bonita ruta circular de algo menos de diez kilómetros de longitud.

Sendero del Hayedo del Moncayo, Ágreda
Vista de parte del sendero
Vozmediano
Desde parte del sendero, se puede ver el pueblo de Vozmediano

Otro de los senderos señalizados que te recomendamos hacer es: el de «Fuentes de Ágreda-La Cueva de Ágreda», un recorrido que transita por la Dehesa de Fuentes, una de las mayores representaciones de Arces de Montpellier de la provincia de Soria.

Si eres muy atrevido, te animamos a ascender a la cumbre del Moncayo, por el Barranco de Castilla desde el Hayedo o desde Cueva Ágreda, por un recorrido señalizado como GR-86. También puedes darle toda la vuelta al Moncayo por el recorrido señalizado como GR-260 Calcenada.

Hayedo, Moncayo

Otra ruta interesante es, por ejemplo, la del «Hayedo de la Hoyada y Neveros de Moncayo». Es también, una ruta exigente, una senda para montañeros, ya que en apenas dos kilómetros y medio se asciende un fuerte desnivel de casi setecientos metros.

  • El Ayuntamiento de Ágreda dispone de un refugio situado a 1.200 metros de altura, en pleno monte Moncayo. El refugio cuenta con nueve camas en literas, dos baños con duchas de agua caliente, chimenea, cocina vitrocerámica, frigorífico, microondas, menaje de cocina, etc.
  • La reserva se hace por todo el refugio, no por camas. El precio por un día es de cincuenta euros.
  • Para reservar hay que ponerse en contacto directamente con el Ayuntamiento, en el teléfono 976647188 o en el correo electrónico: medioambiente@aytoagreda.com.
Refugio del Ayto. de Ágreda en Moncayo
Vista exterior del refugio, ubicado en un entorno espectacular
Refugio del Ayto. de Ágreda en Moncayo
Vista desde la cocina del refugio

La cocina tradicional agredeña tiene una clara influencia por la cocina pastoril y cerealista de la meseta castellana, pero también por la rica y variada gastronomía de las huertas y el clima de la próxima ribera del Ebro.

Son muy tradicionales los embutidos y el bacalao (antiguamente existía un importante secadero al aire libre), y sin duda, las hortalizas de las ancestrales huertas regadas por las aguas del Moncayo, y de la que destaca, por encima de las demás, el Cardo Rojo de Ágreda, una hortaliza única y exclusiva de la localidad, y que puede consumirse, tanto en crudo en ensaladas, como cocido.

Torreznos
Caza

Son típicas también las migas pastoriles, la caldereta, los asados de cordero y cochinilla, y como no, los torreznos. No te vayas de Ágreda sin haber probado el langarto, una especie de torta de masa de pan hojaldrada, rellena de picadillo o sardinas ¡Ya te advertimos que el de sardinas ha sido un gran descubrimiento!

Langarto
Langarto
Rosquillas huecas
Rosquillas huecas

En cuanto a la repostería, vas a encontrar mucha variedad, pero nosotros te recomendamos que pruebes las rosquillas huecas.

Para comer, Ágreda cuenta con una buena oferta de restaurantes y bares, donde podrás degustar los platos típicos de la localidad y de la provincia. Nosotros visitamos los que te nombramos a continuación, y por eso te los recomendamos:

Entrada al Restaurante El Bosque de Caryamar
Interior del Restaurante Sinagoga
  • El Bosque de Carymar: Este restaurante se ubica en pleno Parque de la Dehesa, enfrente del templete de música. Es un lugar muy amplio, que cuenta con una gran terraza y junto a un parque infantil. El servicio está bien, muy correcto. La comida es casera y cuenta con un amplio menú del día.
  • Yumay Sport Tavern: Este local lo vas a encontrar en pleno casco histórico, en la calle Arco y pegado al Ayuntamiento. Es una taberna tipo irlandesa, pero que cuenta con una gran variedad de tapas buenísimas y muy ricas. Te recomendamos que pidas los torreznos, nosotros aún soñamos con ellos.
  • Bar-restaurante «La nueva sinagoga»: Este restaurante se ubica en un lugar lleno de historia, ya solo por esto, te recomendamos entrar, para ver su interior. Se come bien y a buen precio.

Para finalizar, te dejamos, en el siguiente mapa, las direcciones exactas de todos los sitios mencionados en este artículo:

Esto ha sido todo ¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Incluirías Ágreda en un recorrido por la provincia de Soria? Esperamos que con este artículo te hayas podido hacer una pequeña idea sobre cómo es esta bonita villa soriana.

¡Déjanos tu opinión en los comentarios!

Shares