Rennes – Josselin – Malestroit – Rochefort en Terre – Vannes


2CF33F2C 6BEC 4C41 94AB 4544EF16CD80 

Esta etapa nos iba a llevar hasta Vannes y significaba dejar la bonita Rennes. Como queríamos hacer varias paradas por el camino y llegar lo más de día posible a Vannes, lo que hicimos fue… ¡Sí, has acertado! Madrugar.

Como teníamos que llenar el depósito de combustible y para no perder mucho tiempo, desayunamos en el área de servicio donde repostamos, justo a las afueras de Rennes.


La primera parada del día y después de recorrer unos 80 kilómetros, fue el gran descubrimiento de la localidad de Josselin.

Josselin

A orillas del rio Oust (canal de Nantes a Brest) se levanta la pequeña y encantadora localidad de Josselin.

Josselin11

Río Oust a su paso por Josselin 

Fundada en el S. XI, fue paso crucial e importante de la ruta de los Duques de Bretaña. Hoy en día esconde muchas maravillas arquitectónicas.


Dejamos el coche en un parking (gratuito) que hay en un lateral del castillo y pegado al rio Oust, en la Rue du Canal. Desde aquí teníamos el castillo a tiro de piedra. 

La historia de este pueblo está ligada a su imponente castillo, construido en el S. XV sobre los restos de una primera fortaleza. Fue residencia de los duques de Rohan, durante más de 10 siglos. El castillo está rodeado de jardines de estilo inglés y francés y es muy recomendable dar un paseo por ellos. La peculiaridad de este castillo es que la parte que da al rio tiene una arquitectura de imponente fortaleza medieval, mientras la parte que da a los jardines y la ciudad, tiene una suntuosa fachada de granito tallado, joya gótica construida a principios del S. XVI.

 Josselin 14

Castillo de Josselin

Josselin 13

Entrada al castillo. Se puede ver algo de la fachada de granito tallado. 

Hoy en día está catalogado Monumento Histórico y se puede visitar. Está abierto todos los días, con el siguiente horario: De abril a julio y septiembre, de 14:00 a 18:00 h. Julio y agosto, de 11:00 a 18:00 h. Octubre, de 14:00 a 17:30 h. El castillo permanece cerrado entre el 4 de noviembre y el mes de abril.


Del castillo nos fuimos directos a recorrer el casco histórico. Callejeando descubrimos la bonita Basílica de Notre-Dame-du-Roncier. Uno de los rincones más bonitos de Josselin se encuentra pegado a la basílica, la Place Notre Dame, con su pozo en el medio y sus casas de entramado de madera nos conquistó para siempre.

 Josselin 12

Place de Notre-Dame y Basílica de Notre-Dame


Saliendo de esta plaza calle arriba (Rue Olivier de Clisson) llegamos hasta la Oficina de Turismo que está ubicada en una espectacular casa de entramado de madera, la Maison des Porches

 Josselin 15

Casas con entramado de madera en la Rue Olivier de Clisson

De aquí volvimos hacia el rio para cruzar a la otra orilla con dos claras intenciones: Sorprendernos con las increíbles vistas del castillo y ver la capilla del antiguo priorato de Sainte-Croix, del S. XI.

Volvimos al coche y pusimos rumbo a la siguiente parada del día.


Malestroit

Malestroit, conocido como la Perla del Rio Oust, se ubica en un meandro del rio. La historia dice que nació en el S. XI a la sombra de una fortaleza construida en un islote. En el S. XV el pueblo se convirtió en una de las baronías de Bretaña, por lo que se construyeron fortificaciones, que hoy en día se pueden ver los restos. El pueblo pasó a la historia porque los reyes de Francia e Inglaterra firmaron una de las muchas treguas de la Guerra de los 100 años en la capilla de la Madeleine, la cual se ubica a las afueras de Malestroit y que nosotros pudimos ver cuando entrábamos en el pueblo.


Llegamos a Malestroit y nos dirigimos a un parking (gratuito) que teníamos marcado en el GPS en la Place du Dr. Jean Queinnec. Desde aquí a través de la Rue Edmond Besson se llega al casco histórico en un par de minutos.

 Malestroit 12
Casa de entramado de madera en el casco histórico

 Malestroit 15

Casas de piedra en el casco histórico 


Iniciamos la visita en la preciosa Place du Bouffay, rodeada de grandes viviendas de granito esculpido y de casas de entramado de madera, muchas de ellas con tallas de madera con fábulas propias de la Edad Media. 

 Malestroit 14

Place de Bouffay

En la plaza está también la iglesia Saint-Gilles, del S. XI con un interior bellamente decorado con pinturas en las bóvedas. 

Desde este punto nos pusimos a recorrer sus bonitas calles empedradas y llegamos hasta el puente de la Rue Notre Dame, desde donde se obtienen unas bellas vistas del pueblo y el rio Oust.

 Malestroit 13
Iglesia de Saint-Gilles

Malestroit

Vistas de Malestroit desde el Puente de Notre-Dame 


Volvimos a la Place du Bouffay para tomarnos un café en alguna de las terrazas que había abiertas gracias al increíble día de otoño que nos estaba haciendo y antes de iniciar el camino hasta el plato fuerte del día: Rochefort-en-Terre.


Rochefort-en-Terre

Tardamos poco más de 20 minutos en recorrer los 16 kilómetros de trayecto que separan estas dos localidades.

Dejamos el coche en el parking de pago, aunque cuando fuimos nosotros no lo era, en la Place Saint-Michel, pegado al casco histórico.

Rochefort-en-Terre, “Cité de Caractere”, está considerado uno de los pueblos más bonitos de la Bretaña y probablemente de Francia.

 Rochefort 12

Rue Saint-Michel

El pueblo se alza sobre un peñasco rocoso y da igual la época del año en que vayas, siempre está repleto de flores que engalanan sus calles y casas. El pueblo está súper cuidado, con bonitas tiendas de todo tipo, talleres de artistas y flores, muchas flores. Pasear por sus calles adoquinadas hace que no quieras irte nunca.


Empezamos el recorrido por la Rue Saint Michel que nos llevó a una bonita plaza, la Place des Halles, donde está la antigua lonja con forma de herradura. 

 Rochefort 13

Place des Halles

Continuamos nuestro paseo por la Rue du Porche alucinando con cada casa, cada tienda, cada detalle. Llegamos hasta la Place du Puits, el emblema de Rochefort. Aquí la vista se va para todos los sitios, casi es imposible descubrir todos los detalles que se esconden en la plaza. Hay casas de diferentes estilos: de entramado de madera, voladizos, casas de piedra. La historia dice que esta plaza se utilizaba en la década de 1790 para ajusticiar a gente en la guillotina.

 Rochefort 14
Rue du Porche

Rochefort 15

Place du Puits 

Como el día seguía precioso, aprovechamos para sentarnos un rato y tomar algo en el Café du Puits y así contemplar más detalladamente la plaza.


Seguimos callejeando por el pueblo hasta llegar a la Rue de l’Étang donde se encuentra el Calvario, del S. XVI, conocido como la biblia de los pobres, ya que se usaba para enseñarla a los que no sabían leer, y la iglesia de Notre-Dame-de-la-Tronchaye, cuya construcción comenzó en el S. XII. Destaca su fachada gótica y su campanario románico. La iglesia está abierta al público todo el año de 10:00 a 18:00.

 Rochefort10
Rue de l’Étang donde se ve el Calvario y la iglesia 

 Rochefort11

Fachada de la iglesia


De aquí nos dirigimos al Castillo medieval de Rochefort, del S. XII y cuya entrada es a través de la Rue Le Chateau. Dar un paseo por los terrenos del castillo hace que puedas ver la antigua capilla, las murallas y sus antiguas puertas. El castillo no se puede visitar (por lo menos cuando fuimos nosotros), pero el parque y los terrenos son de acceso libre. El parque está abierto todos los días de 09:30 a 18:30 h., de mayo a septiembre.


Te recomendamos que «patees» el pueblo de arriba a abajo, no te cortes en meterte por callejones y callejuelas estrechas, porque seguro que descubrirás un detalle curioso o un rincón con encanto.


INFORMACIÓN DE INTERÉS

Se pueden realizar visitas guiadas en grupo durante todo el año solicitándolas a través de la Oficina de Turismo. También, durante los meses de julio y agosto, la oficina de turismo organiza visitas guiadas individuales todos los jueves a las 10:30 h. Durante las famosas iluminaciones del mes de diciembre, los viernes y sábados a 17:30 h., se organizan paseos guiados.


Vannes

Ubicada al sur de Bretaña, Vannes se encuentra a las puertas del Golfo de Morbihan y al igual que Rennes es una ciudad que destaca por su patrimonio artístico e histórico.


La ciudad fundada y fortificada por los romanos con el nombre de Darioritum en el año 56 aC, pasó a llamarse Vannes con la llegada de los celtas y fue creciendo intramuros durante la época medieval. A partir del S. XVII y con la construcción de varios palacios, la ciudad se expandió al exterior de las murallas.

 Vannes

Murallas de Vannes


Fue residencia de los duques de Bretaña y vivió un periodo de prosperidad gracias a su puerto, al comercio a través de éste y sobre todo porque a finales del S. XVII el parlamento de Bretaña abandonó su sede de Rennes, para ubicarse en Vannes. Gracias a este periodo de prosperidad en la ciudad se pueden ver muchos palacios y palacetes y hermosísimas casas de entramado de madera.


Todo lo que necesitas saber para visitar Vannes, te lo contamos en el siguiente artículo, Vannes: Qué ver y hacer durante 1 día.


Si tienes alguna pregunta o duda sobre esta tercera etapa, ponte en contacto con nosotros a través de El Tomavistas.



Inicio


 

Shares